Se levanta la feria judicial extraordinaria en lo Civil y Comercial y preocupa una avalancha de juicios, concursos y quiebras por deudas por la cuarentena.

Las entidades nacionales que representan a los comercios y pymes de todo el país, la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) manifestaron su preocupación porque a partir el próximo lunes se precipiten en los tribunales comerciales, presentaciones por juicios, embargos, ejecuciones y demandas a empresas que no pudieron pagar deudas contraídas durante la cuarentena.

Mario Grinman presidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y Pedro Cascales vocero de la Confederación Argentina dela Mediana Empresa (Came) manifestaron a EL LIBERAL la preocupación latente tras el levantamiento de la feria extraordinaria en los juzgados civiles y comerciales de todo el país, porque según estimaron “hay 60 mil empresas pymes que involucran a más de 300 mil empleos en riesgo”.

Grinman, detalló a este diario que desde la CAC ‘hicimos una presentación el 3 de junio al gobierno nacional y también al presidente de la cámara de diputados Sergio Massa pidiéndole que legislen para encontrar una especie de paraguas que evite lo que estamos suponiendo que puede suceder que es una catarata de juicios, embargos, ejecuciones y demandas para aquellos comerciantes que, producto de la obligación de no poder abrir, contrajeron deudas, así que en ese sentido desde la CAC estamos trabajando a ver qué es lo que podemos lograr’.

A su turno, Pedro Cascales de la Came, indicó a EL LIBERAL que “estamos muy preocupados que cuando se abran los tribunales comerciales puedan producirse una avalancha de presentaciones de concursos, pedidos de quiebra, pedidos de ejecuciones, remates por lo tanto hay tres proyectos en danza en Diputados, uno de la diputada Camaño, otro de Ritondo y un tercero del diptado Selva por el oficialismo, que contemplan temas que venimos pidiendo desde Came’.

Esos requerimientos del sector pyme apuntan a “una suspensión de ejecuciones y de pedidos de quiebra por un año como se hizo en el 2001, también a las empresas en concurso darles 6 meses más de período de exclusividad de tal manera de tener un poco más de oxígeno”.

El diagnóstico realizado desde Came, contempla que “hay un 10% de empresas a nivel nacional que están en situación crítica ya sea que han cerrado o que están por cerrar según las encuestas que hacemos desde Came, lo que puede representar entre 300 mil y 600 mil puestos de trabajo en riesgo”.

Añadió Cascales que “hay, además, involucradas unas 60 mil empresas pymes con las 60 mil familias dueñas de esas pymes por eso es necesario de manera urgente impulsar alguno de estos proyectos o un proyecto unificado para dar un poco más de oxígeno a la renegociación de pasivos y acomodar la situación de las empresas”.

Sostuvo que es necesario “algún tipo de acuerdo que se pueda hacer entre partes con un escribano para evitar costos altos y renegociar deudas”.

Fuente: El LiberalTAGSCAMEPYMES