El presidente inauguró una estación ferroviaria en la localidad bonaerense de Pilar. Desde allí volvió a criticar la presidencia de Mauricio Macri y aseguró que vinieron “a poner a la Argentina de pie”.

El presidente Alberto Fernández participó este lunes por tarde junto al gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, del acto de inauguración de una estación ferroviaria en la localidad de Pilar. Fernández defendió la política sanitaria de su gobierno y criticó a la gestión de su predecesor, Mauricio Macri: “Cuando veo que el salario de un trabajador cayó (durante la cuarentena) la mitad de lo que cayó el año pasado cuando no había pandemia, me doy cuenta de que no nos equivocamos”, dijo.

En el discurso que dio desde el andén de la estación, Fernández reiteró lo dicho ayer en una entrevista radial, cuando dijo que el expresidente Mauricio Macri, el día antes de decretarse la cuarentena para enfrentar la pandemia de Covid 19, le manifestó su desacuerdo con la medida sanitaria por sus consecuencias perjudiciales en la economía.

“Algunos me recomendaban que la economía no se frene y que deje de frenar a la sociedad; que se caiga quien se tenga que caer, que se enfermen los que se tengan que enfermar, y que mueran los que tengan que morir. Yo preferí, como preferimos todos nosotros, preservar la vida de la gente, la salud de los argentinos, el cuidado de los argentinos y argentinas, antes que ganar un peso más en la economía”, dijo Fernández aludiendo a la conversación con Macri. Horas antes, el expresidente, desde Suiza, había publicado una carta en la que calificó de “falsa” a la versión de Fernández.

Fernández mencionó distintas políticas estatales como el IFE y los ATP dispuestas para compensar la actividad económica afectada por la cuarentena, sobre todo es su primera etapa.

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN: Se aprobó en el Senado el DNU de Alberto Fernández sobre telecomunicaciones

“La economía argentina empezó a moverse. La actividad industrial está por encima de marzo, cuando la pandemia empezó”, dijo. Destacó la obra en la estación ferroviaria inaugurada (“es una entre las 40 que se están haciendo en la provincia”, dijo), además de mencionar la construcción y remodelación de 3000 paradas de colectivos “con botón antipánico y cámaras de seguridad”.

El Presidente, en un tono encendido, defendió la decisión de declarar “servicios esenciales” a internet y la telefonía celular, y puso como ejemplo “a Finlandia y Noruega, dos países que admiro”.

Sin nombrarlo, Fernández también criticó al Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez, cuyo gobierno evalúa la vuelta a clases de cinco mil chicos que durante la pandemia no pudieron seguir el dictado de contenidos escolares por internet.

“Propusieron que los chicos vuelvan a clases y yo pregunté si eso no era poner en riesgo la salud de nuestros hijos. La solución es que los servicios públicos lleguen a todos, que todo tengan internet, que todos tengan telefonía celular accesible”, dijo el Presidente. “El riesgo de la pandemia no ha terminado”, advirtió.

Sobre el final, Fernández tuvo un mensaje para quienes lo votaron en octubre pasado: “Vinimos para poner a la Argentina de pie. Volvimos después de cuatro años de los que no quiero hablar ni acordarme para ser mejores y estamos siendo mejores con cada una de estas cosas”.

“Cuando los inviten a bajar los brazos y les digan que su libertad está en riesgo, sepan que tienen un gobierno lucha por la dignidad y la fortaleza de cada uno de ustedes”, finalizó Fernández.

Fuente: Vía País