El titular del INV, Martín Hinojosa, afirmó que es una alternativa que se está dando en distintas partes del mundo y es una opción para atraer nuevos consumidores.

Durante 2020, el consumo del vino tuvo un crecimiento considerable que, en parte, fue producto de la cuarentena. Claramente, desde el sector vitivinícola consideran a estos resultados bastante alentadores. Por eso, desde el Instituto Nacional del Vino quieren ir por más y, en una acción para seguir aumentando estos estándares, quieren promover la venta del vino sin alcohol, pero el sector empresarial no está muy convencido de esta propuesta.

Martín Hinojosa, titular del INV, contó cuáles son los puntos a favor de esta medida y qué beneficios podría traer al rubro. En una entrevista en Radio Nihuil, Hinojosa dio más detalles sobre la idea de promover la venta de vino sin alcohol en el país. Uno de los motivos de esta nueva iniciativa es la tendencia a la demanda de más bebidas de baja graduación alcohólica. Algunos ejemplos son las cervezas sin alcohol, el café descafeinado o las gaseosas colas sin azúcar, entre otros. 

LEER TAMBIÉN

Ante este hecho, Hinojosa confesó: “Nosotros venimos viendo una tendencia, y es que cada vez se demandan más bebidas con menor graduación alcohólica. Entonces nos preguntamos por qué no darnos la oportunidad de sumar otro tipo de público; tal vez los jóvenes son mucho más desestructurados a la hora de consumir y entiendo que es una posibilidad que nos permite vender más. Esos son los temas que tenemos que empezar a conversar en la vitivinicultura: cómo hacer para vender más y por qué no darnos la posibilidad de sumar este tipo de productos que permitirán otro público”.

“La vitivinicultura se tiene que dar esta oportunidad porque es un nuevo segmento. Mientras podamos vender más vino, le va a hacer bien a todo el sector y a toda la cadena”, manifestó Hinojosa.

A nivel internacional, sobre todo en Europa, desde hace un tiempo se comercializa este  innovador producto y desde el INV ven esto como una oportunidad de seguir abriendo mercados. “Hace 7 años que España está produciendo vino sin alcohol y también Chile tiene una experiencia en esto. Lo que estamos estudiando son los mercados que no consumen bebidas alcohólicas: por ejemplo, Dubái, la India. Entonces se nos abre un mercado para el vino en lugares donde está prohibido el consumo de vino, pero sí se puede vender como bebida sin alcohol. Nos tenemos que dar esa oportunidad. No estamos perjudicando al vino tradicional como lo conocemos sino que estamos sumando otra alternativa”, sostuvo el directivo.

LEER TAMBIÉN

Sin embargo, desde el sector empresarial desconfían de la venta del vino sin alcohol. Uno de los temores es la demanda que pueda llegar a tener este producto; también, que produzca un efecto rebote y haga bajar el consumo del vino tradicional, entre otros. Con respecto a las inquietudes de los bodegueros, Hinojosa explicó: “Hay una tendencia que se va dando y a la que nosotros no podemos estar ajenos, tenemos que tratar de empujar esa posibilidad. Finalmente, es el sector privado el que termina haciendo el esfuerzo, pero nosotros tenemos que brindar de alguna manera los caminos, las resoluciones y alternativas para que se pueda hacer”.

Resulta difícil no asociar el vino sin alcohol con el tradicional jugo de uva. Ante la pregunta sobre la diferencia entre ambos, el titular del Instituto Nacional del Vino respondió: “El jugo de uva es como lo conocemos, es dulce y con toda la frescura de la fruta. El vino sin alcohol empieza siendo vino y se desalcoholiza, con lo cual tiene cualidades mucho más cercanas a un vino que a un jugo”.

Fuente: Unidiversidad / Radio Nihuil