Jacob Blake, de 29 años, se recupera milagrosamente en el hospital

Se llama Jacob Blake, tiene 29 años y se encuentra en estado muy grave, pero estable, en un hospital de Milwaukee (Wisconsin). Puede considerarse un milagro tras recibir al menos siete balazos por la espalda, cuando intentaba meterse en su coche.

Blake es negro, otro más en la lista, y les dispararon policías blancos. Sucedió en la localidad de Kenosha. Raysean White, de 22 años, pasaba por allí y grabó el incidente. Difundió las imágenes y en la ciudad de Wisconsin ardieron las protestas.

Tres meses después del gran cataclismo propiciado por la muerte bajo custodia policial de George Floyd, en Minneapolis, los conflictos raciales propiciados por los encuentros de afroamericanos con uniformados siguen provocando protestas y destrucción.

El enojo por los disparos contra Blake provocaron las protestas en Kenosha. Se quemaron coches y rompieron cristales de edificios. También atacaron a coches patrulla y los agentes de asalto se desplegaron sobre el terreno.

La policía de Kenosha ofreció pocos detalles sobre lo ocurrido, pero aseguró que los agentes respondieron a una llamada por violencia doméstica la tarde del domingo. Varios agentes, según el comunicado oficial, se vieron envueltos en un tiroteo.

Los agentes implicados en el incidente fueron puesto en situación de suspensión de empleo y sueldo. “Hoy, Jacob Blake recibió varios disparos por la espalda, a plena luz del día. Pese a que no disponemos de todos los detalles, de lo que sí tenemos certeza es que Blakes no es la primera persona que ha recibido impactos o lo han matado de manera despiadada por agentes de la ley y el orden, en nuestro estado o en nuestro país”, señaló en un comunicado el demócrata Tony Evers, gobernador de Wisconsin.

Rayshean White señaló que grabó el incidente porque escuchó a un grupo de mujeres que discutían en un apartamento al otro lado de la calle. “Entonces apareció el individuo al que dispararon. “Detuvo su SUV, salió, lo vi caminar. Su hijo corrió hacia él. Lo cogió y lo metió dentro del vehículo”, confesó el testigo a la NBC.