Una masiva concurrencia de fieles acompañó las festividades de la Virgen de Lourdes que se celebra el 11 de febrero en todo el mundo.

La fiesta patronal, denominada “Madre, ayúdanos a sentir el gusto espiritual de ser pueblo”, comenzó a las 5.30 con el rosario de la Aurora, seguido de misas celebradas cada una hora hasta el mediodía; mientras que la santa misa por la salud de los enfermos fue a las 17 y el cierre de la ceremonia fue a las 12 de la noche con la misa oficiada por monseñor Marcelo Colombo.

El Padre Gustavo Larrazabal, rector del santuario Nuestra Señora de Lourdes, explicó que; “destacó que “el lema ‘Madre, ayúdanos a sentir el gusto espiritual de ser pueblo’ pertenece a una exhortación apostólica del Papa Francisco, en donde se desarrolla el verdadero gusto de sentirnos pueblo, ya que en la fe no caminamos solos.

“Queremos como cristianos ser servidores, buscamos que la gente pueda ser escuchada y reciba la bendición del altísimo, queremos que la gente reciba la ternura de la Madre, que escucha las peticiones, nos cura con su manto y nos protege”.