Tras el impactante estallido, que ha causado 100 víctimas fatales, el Consejo Supremo de Defensa libanés declaró a la ciudad como “zona catastrófica”.

Los residentes de la ciudad de Beirut se enfrentan 24 horas más tarde con la enorme devastación provocada por la explosión registrada en el puerto de la capital del Líbano, que hasta el momento ha causado un centenar de muertos y unos 4.000 heridos, dejando un radio de varios kilómetros de calles repletas de vidrios y escombros.

El humo todavía seguía saliendo hoy de la zona portuaria, donde se formaron montañas de granos por la destrucción de varios silos rodeados de hangares que también quedaron completamente derruidos.

El secretario general de la Cruz Roja Libanesa, George Kettneh, afirmó que más de 100 personas murieron y unas 4.000 resultaron heridas, al tiempo que el número de víctimas podría seguir aumentando debido a la gravedad de muchos de los heridos, agregó.

Los hospitales de la ciudad, varios de ellos fuertemente dañados por la explosión, se encontraban hacinados, también con pacientes de coronavirus, cuyos contagios se dispararon en este país en el que se impuso el confinamiento de la población.


¿Qué causó las explosiones?

De momento no hay una respuesta oficial sobre la causa de las detonaciones. Las autoridades han comentado en este sentido que la segunda explosión, la más devastadora, puede ser consecuencia de una reserva de 2.750 toneladas de nitrato de amonio, un químico altamente explosivo que a menudo se usa como fertilizante, que el primer ministro Hassan Diab dijo que había estado almacenado en un depósito durante seis años.

Para tener una referencia, en el año 1995 tuvo lugar un ataque terrorista sobre la ciudad de Oklahoma en la que estuvo involucrado el nitrato de amonio, que causó la muerte de 169 personas e hirió a otras 467. En ese caso, se utilizó, según la Seguridad Nacional, 1.8 toneladas métricas. Ayer, se estima que había 2.750.

La explosión tendrá importantes consecuencias económicas puesto que la destrucción del principal puerto del país dificultará el suministro de alimentos en el futuro, lo que se suma a la crisis financiera y a la hiperinflación en el país, que pasa por su peor crisis económica desde el final de la guerra civil (1975-1990).



/" target="_blank">