Un cóndor andino de gran porte logró sobrevivir a una caída en una chacra de la localidad neuquina de Chos Malal, a 400 kilómetros al norte de la capital provincial, tras ponerse en marcha un operativo en red en el que participaron instituciones de tres provincias y que lograron en tiempo récord y en medio de la pandemia trasladar hasta el lugar la medicación necesaria para su tratamiento

La directora de Áreas Naturales Protegidas y Recursos Faunísticos de Neuquén, Lucía Redondo, contó a Télam que la caída se produjo el 15 de septiembre pasado por “intoxicación con plomo”.

El descenso del cóndor fue avistado por vecinos de Chos Malal a quienes les llamó la atención la forma en que lo hacía hasta caer en un estado “penoso”.

La funcionaria provincial explicó que “la gente dio aviso a guardafaunas de Chos Malal, quienes lo rescataron y dieron intervención al veterinario Gustavo González de la Corporación para el Desarrollo de la Cuenca del Curi Leuvú (Cordecc).

“La intoxicación del cóndor fue por plomo porque al administrar una medicación específica para bajar la concentración de plomo en sangre, reaccionó”, dijo.

Explicó que “ante una sospecha de intoxicación lo primero que se hace es insertarle de manera urgente una dosis de atropina si es por la ingesta de cebos tóxicos”, y dijo que “hay un protocolo de tratamiento de intoxicación de rapaces que está determinado dentro del Plan Integral de Conservación del Cóndor Andino”.

“En este caso se intoxicó con plomo porque pudo haber ingerido perdigones de algún animal abatido”, indicó.

El cóndor rescatado es un ejemplar macho, de 20 años y un peso de casi 12 kilogramos, y como es rapaz, se alimenta de la carne de animales muertos.

La titular de Área Naturales Protegidas dijo que “la intoxicación puede darse hasta por un balín de aire comprimido, porque el plomo en los rapaces es altamente tóxico; les puede quedar en el buche y va liberando el plomo y por eso les produce un nivel de intoxicación tremendo”.

La Fundación Boiandina Argentina intervino a pedido de la provincia y junto con otras instituciones que trabajan en la conservación del cóndor andino facilitaron la medicación necesaria para el tratamiento requerido en este caso.

Redondo explicó que “la Fundación provee esa medicación a zonas donde hay cóndores; lo hizo con el norte del país, con Mendoza, y a nuestro envío lo agarró la pandemia y no pudo llegar”.

“Pero el hecho de trabajar coordinado –aclaró– nos permitió contar con este medicamento que fue de Mendoza capital a Malargüe y de allí a Barrancas, en Neuquén, donde hay un retén que impide el paso para Mendoza. Hasta ahí mismo lo fuimos a buscar”.

Hoy el cóndor “neuquino” está volando nuevamente la región andina tras ser liberado en el Área Natural Protegida Tromen, nueve días después de caer moribundo.

La funcionaria destacó que “el mismo procedimiento hubo que hacer en el mes de mayo pasado con otro cóndor que cayó en la zona del Área Natural Protegida del Domuyo, con una fractura en el ala.

El ejemplar rescatado era una hembra juvenil al que el hijo de uno de los rescatistas la nombró “Bella” y debió ser trasladada en un operativo coordinado con la provincia de Mendoza a un centro de atención en San Carlos.

Lucia Redondo destacó que “el cóndor es una especie protegida porque está en peligro de extinción y hay un sinnúmero de organizaciones no gubernamentales que trabajan con ese objetivo como la Fundación Bioandina Argentina con quienes lo hacemos en forma articulada desde hace mucho tiempo”.

El equipo tuvo que quitar el plomo del animal (Twitter).

Esa relación se intensificó a partir de la firma de un acta el año pasado para erradicar el uso de cebo tóxico que se emplea para otro tipo de animales como los mamíferos predadores (pumas y zorros) que son los que matan el ganado.

“El uso de esos cebos es altamente peligroso para la fauna autóctona porque el año pasado produjo la muerte de siete cóndores al alimentarse del mismo animal muerto que estaba con cebo”, explicó.

Al concluir, indicó que “por eso estamos trabajando también coordinadamente en concientización para que no se utilice este tipo de cebo con concentraciones muy altas que pueden afectar la vida humana”.

“Recuperamos a un gran aviador”, dicen los rescatistas del cóndor

La Fundación Bioandina Argentina trabaja desde hace 30 años en la conservación del cóndor por ser una especie en extinción y lo hace coordinadamente y en red con las provincias para asesorarlas y asistirlas.

Vanesa Astore, miembro de la entidad, se involucró en la atención del cóndor que cayó moribundo en el norte de Neuquén días pasados y en diálogo con Télam hizo hincapié en “el trabajo increíble que se hizo para salvarlo”.

“En este tiempo de Covid hemos aprendido a trabajar en red más que nunca con las provincias a través de las direcciones de ambiente”, explicó.

“Vuelan tan alto como un avión; es un planeador que en un día puede volar hasta 300 kilómetros con registros de más de 120 kilómetros por hora de velocidad”

Además, precisó que en el rescate y recuperación del animal intervino la Fundación Bioandina Argentina, Fundación Temaiken y Ecoparque de Buenos Aires; la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Fundación Cullunche y SOS Acción Salvaje de Mendoza y Áreas Naturales de la provincia de Neuquén.

Puso como ejemplo que cuando caía un cóndor, se lo trasladaba al centro de rescate en Buenos Aires, en un vuelo de Aerolíneas Argentinas; pero que con la pandemia, explicó, “tuvimos que maximizar ese trabajo en red y funcionó y hoy lo vemos con un cóndor que estaba a punto de morir y que hoy está libre”.

“Lo que hicimos fue recuperar un gran aviador”, dijo, al explicar que “el cóndor vuela a la altura de los aviones y puede estar en ayunas durante 7 días”.

“Vuelan tan alto como un avión; es un planeador que en un día puede volar hasta 300 kilómetros con registros de más de 120 kilómetros por hora de velocidad”, indicó.

“Los cóndores pueden estar en ayuno 7 días y cargar en su buche hasta cuatro kilogramos de carne, porque no gastan energía en el vuelo”, agregó y aclaró que “planea, no aletea, y como come animales muertos, no tiene la misma riqueza que un animal vivo; además no sabe cuándo va a encontrar un animal muerto para alimentarse”.

La increíble anatomía del cóndor andino: sólo aletea un 1% del tiempo que pasa en el aire

Astora señaló que “el cóndor es una misma especie desde Venezuela hasta Tierra del Fuego y tenemos registro de un cóndor liberado en Jujuy que vuela a Bolivia, Chile, la Argentina pasando fronteras de provincias y de países”.

La especialista destacó que desde la Fundación entregaron a todas las provincias mochilas ENCET (Estrategia Nacional contra el uso de cebos tóxicos) para asistir a cóndores cuando caen como el caso de Neuquén.

“El técnico lo recogió utilizando elementos de seguridad y protocolos establecidos para la utilización de cebos tóxicos que pone en riesgo su vida pero también la de su familia si no se actúa adecuadamente”.