El Intendente de la ciudad de Mendoza, Ulpiano Suarez revisará junto a funcionarios la actuaciones de los preventores que intervinieron el viernes durante los incidentes que protagonizaron un grupo de skaters en el Parque O`Higgins, luego que los jóvenes intentaran de forma ilegal ingresar al predio, cerrado por las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus

“Vamos a iniciar actuaciones administrativas el lunes para analizar el desempeño de los preventores que intervinieron. Pediremos el material de las cámaras ubicadas en el lugar”, dijo el intendente de Mendoza, Ulpiano Suarez a la prensa local sobre los incidentes que dejaron heridos y unos 20 skaters aprehendidos.

El jefe comunal destacó, además, que ya habían conversado con los jóvenes para compartir los protocolos, con un límite de aforo en cada una de las disciplinas.

“Es inexplicable la reacción de los patinadores; de ninguna manera voy a justificar por anticipado el obrar de los inspectores hasta tanto no pueda acceder al material de las cámaras y los informes que vamos a solicitar, pero lo que hicieron es como que 50 personas pretendan ingresar de prepo a la municipalidad, a un hospital o comisaría, esto es un espacio público que estaba cerrado”, sostuvo Suarez.

En tanto, los skaters sostienen que la movilización fue pacífica y no se justificó la intervención de los preventores y de la policía en el lugar.

El hecho ocurrió el viernes, cerca de las 18, cuando los jóvenes se movilizaron hasta la Casa de Gobierno provincial para pedir la apertura de las pistas de patinaje y al no recibir respuestas marcharon hasta el Parque O’Higgins.

Los jóvenes llegaron con sus tablas y bicicletas para continuar con las protestas y el pedido de apertura del lugar, que estaba custodiado por una preventora con el objetivo de no dejar ingresar a ninguna persona, ya que la actividad no estaba habilitada por la pandemia.

La tensión creció cuando los jóvenes intentaron ingresar igual y los preventores quisieron impedirlo pero se vieron desbordados por el grupo de jóvenes.

De acuerdo a lo consignado por la Fiscalía que actuó en el caso, siete uniformados resultaron lesionados: uno con fractura y el otro con traumatismo encéfalo craneano y el resto con politraumatismos .

“Quisieron ingresar de prepo y de hecho dañaron el cerco perimetral para ingresar”, detalló Suarez, quien destacó que la decisión de abrir el espacio ya estaba determinada. “Ya nos habíamos reunido con ellos para compartir los protocolos, con límite de aforo en cada una de las disciplinas”, dijo.

En tanto, puntualizó que “en épocas normales practican la actividad más de 800 jóvenes y esta situación fue protagonizada por 50. El resto de las personas lo hacen de manera normal y respetando normas y protocolos”, agregó.

Además, consignó que mientras estuvo cerrado se hicieron mejoras en la infraestructura del lugar para que la práctica sea segura.

La Policía arribó al lugar y detuvo a 20 jóvenes, en su mayoría menores de edad, bajo el cargo de violencia y vandalismo quienes ya fueron liberados.