El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció hoy la imposición de nuevas sanciones sobre Cuba, que afectarán a la importación de alcohol y tabaco desde la isla, además de restringir el alojamiento de turistas en propiedades del Gobierno cubano.

“Hoy, como parte de la continuada lucha contra la represión comunista, anunciamos que el Departamento del Tesoro prohibirá a aquellas personas que se desplacen hasta Cuba hospedarse en hoteles propiedad del Gobierno cubano”, dijo Trump en declaraciones desde la Casa Blanca.

La medida se adopta horas después de que se conociera que el presidente estadounidense, Donald Trump, registró su marca en Cuba en 2008 para construir hoteles, casinos y campos de golf, reportó el martes la prensa local de Miami identificando documentos disponibles en línea de una oficina estatal cubana.

El presidente, quien basa su campaña electoral en Florida en un duro discurso antisocialista, registró la marca “Trump” en Cuba para decenas de negocios y servicios vinculados al mercado inmobiliario, hotelería, restaurantes y eventos deportivos y de belleza, halló el diario Miami Herald.

Mientras tanto, desde la Casa Blanca dijeron hoy que las acciones de hoy “garantizarán que los dólares estadounidenses no acaben siendo utilizados para financiar el régimen cubano”, agregó el mandatario, citado por la agencia de noticias Europa Press.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos señaló en un comunicado que “los cambios restringen el alojamiento en ciertas propiedades en Cuba, la importación de licor de origen cubano y de tabaco, la asistencia o la organización de reuniones profesionales o conferencias en Cuba y la participación en determinados eventos públicos”.

El documento del Tesoro agrega que se restringirá la asistencia o la organización de reuniones o conferencias de carácter profesional en Cuba, así como participar en eventos públicos, además de talleres, concursos o exposiciones.

Las propiedades cubanas afectadas por las sanciones aparecerán en una nueva lista creada por el Departamento de Estado.

Las agencias de viaje y turismo sujetas a la jurisdicción estadounidense no podrán realizar reservas en estas propiedades, una medida que se estima tendrá un fuerte impacto en el turismo, pues todos los hoteles en la isla son propiedad del Gobierno cubano y muchas compañías que ofrecen reservas operan en Estados Unidos, según informaciones del diario El Nuevo Herald.

Las nuevas sanciones entrarán en vigor mañana, indicó el Gobierno estadounidense.