La región de Bretaña se postula como el plan B para acoger la salida del Tour de Francia en 2021. Si bien la organización anunció la Grand Départ de Copenhague (leer más abajo),  que presentó a bombo y platillo en febrero de 2019, el actual contexto mundial podría obligar a un cambio de localización.

Christian Prudhomme, director de la gran ronda francesa, y Amaury Sport Organisation (ASO, empresa organizadora) se habrían puesto en contacto con la región de Bretaña para planear la salida, según adelanta el diario galo Le Télégramme. Los representantes bretones habrían aceptado de buen grado el caramelo e, incluso, Rennes y Lorient se presentan como las principales ciudades candidatas.

¿A qué se debería este cambio de planes? El temor a los problemas generados por la crisis de la COVID-19 y el aplazamiento de otros dos grandes eventos deportivos, los Juegos Olímpicos de Tokio y la Eurocopa de fútbol, que se celebrarán en 2021 en fechas coincidentes con el Tour, son los principales motivos que empujarían a tomar la decisión.

Y es que la prueba olímpica en línea está marcada el 24 de julio, una carrera de gran interés para algunos de los grandes escaladores del pelotón, mientras que la Grande Boucle no llegaría a París hasta el domingo 25. La superposición de los dos eventos no convence a ASO, que pretende adelantar de nuevo la salida.

Dinamarca ha recibido una propuesta para el cambio de fechas, pero tiene un problema: entre el 21 y el 28 de junio acoge varios partidos de la Eurocopa y tampoco quiere hacer coincidir el torneo de fútbol de selecciones más importante del año con la salida del Tour. El rompecabezas está servido.