El gobernador advirtió que la Fiesta Nacional de la Vendimia 2021 no se llevaría a cabo. También se volvió a referir sobre el proyecto que envío para reformar la Constitución y dijo: “Buscamos gastar menos en beneficio de la gente”.

El gobernador Rodolfo Suarez anticipó hoy que la Fiesta Nacional de la Vendimia 2021 no se llevaría adelante por la pandemia de coronavirus. Lo hizo en una conferencia de prensa posterior a una entrega de viviendas del IPV en Junín.

“La Vendimia tiene un trabajo que esta época del año ya comienza. No vamos a gastar plata de los mendocinos ante una hipótesis de si se pude hacer o no. Todos los indicadores dicen que no la vamos a poder hacer”, advirtió el mandatario.

Es que teniendo en cuenta el amplio calendario vendimial que comienza con festejos distritales y departamentales, los tiempos no se condicen con la distribución de la vacuna pensados para principios del próximo año.

TE PUEDE INTERESAR: Suarez demandará a la Nación por perjuicios ocasionados por la suspensión del fondo de la soja

Al respecto, el gobernador comentó: “Se habla del primer semestre para la vacuna. En esta época de vacas flacas y con este Estado austero vamos a ser muy cuidadosos. Si ya no arrancamos en un tiempo, se dificulta”.

Del mismo modo, Suarez celebró el anuncio de la fabricación de la vacuna de Oxford por parte de Alberto Fernández: “Es una noticia que, en lo personal, me puso muy contento, orgulloso de nuestro país. Felicito al Presidente y al ministro de Salud. Cuando las cosas se hacen bien, hay que sacarse el sombrero”, manifestó.

Sobre el proyecto que remitió el Ejecutivo provincial a la Legislatura para reformar la Constitución provincial, Suarez explicó: “Si llegásemos a tener la mitad de los legisladores, bajaría mucho el gasto publico, es una señal a la sociedad de que un Estado tiene que ser eficiente e inteligente y que no puede gastar más de lo que tiene. Si quitamos las elecciones de medio término, habrá menos distracción y más trabajo, el gasto del Estado nunca puede ser mayor a los recursos y estoy convencido de esto, lo dije en la campaña”.

“Ahora comienza el debate legislativo y luego será el pueblo de Mendoza el que vote por sí o por no. Creo que es difícil oponerse a esta reforma, porque la racionalidad que tiene es absoluta, que es gastar menos en beneficio de la gente”, agregó el mandatario.