Los Spaghetti Western y su mansa buena onda.

Por Rubén Gatica, de la Redacción de Jornada

El sonido de Spaghetti Western está hecho de amalgamas, que dejan su impresión en el aire como si fuera un buen vino. A veces afloran sabores más universales (un poco de soul, rhythm & blues, funk, hip-hop), pero también remiten al “terroir”, a barrio mendocino. La banda, de eso se trata Spaghetti Western, la forman un grupo de jóvenes músicos que sorprenden con su precisión, su madurez y decisiones de refinado gusto. 

Ya tienen un disco en la web, editado en 2017 por el sello Páramo, y que lleva el nombre del grupo. Spaghetti Western trabaja actualmente en los temas de su segundo disco, con otra formación que se terminó de definir ese mismo año, explica el “Chino” Lim, baterista, percusionista y uno de los iniciadores del proyecto. 

Esta última versión de Spaghetti Western, que ya tiene un año y medio de trabajo, está formada por: Francisca “Fran” Figueroa (voz); Rocío Barbosa (voz y coros); Cristóbal “Quito” Pitod (teclados); Ricardo “Tapa” Quiroz (bajo); Tomás “Tomy” Lázaro (guitarras) y Nahuel “Chino” Lim (batería y percusión).

–¿Por qué Spaghetti Western?

–Al principio probamos varios nombres, no nos decidíamos por ninguno. Un día leí en una revista Spaghetti Western, lo charlamos con Gonza, que en ese tiempo tocaba la guitarra, y le pareció bien. Lo empezamos a usar, nunca pensé que iba a ser el nombre que quedaría, pero de repente éramos los Spaghetti, los Spaghetti, y quedó ese nombre…

–¿Por dónde se mueven los Spaghetti? Si alguien quiere escucharlos, ¿dónde los puede encontrar?

–Es cierto que podemos pasar de un Independencia a tocar en Maldito Perro y del Maldito Perro a tocar para Amnistía Internacional en una cervecería. Con la banda hemos tenido toques que hemos planificado, o porque hemos querido expresar algo en concreto; también ha habido recitales que van saliendo en el camino. No a todo le decimos que sí, nos preocupamos por saber cómo va a ser el sonido, quiénes lo hacen, y si no nos gusta quiénes lo hacen, no vamos a tocar…

–El spaghetti western era un género que imitaba o parodiaba a otro. Ustedes, ¿con qué género se identifican más?

–Cuando una canción se siente bien, cuando estamos tocando, o ensayando, o improvisando, no importa mucho el estilo ni el género que estemos tocando. Sé que la banda aborda varios géneros o estilos pero no lo buscamos, y si se escucha bien, queda. Sí puedo nombrar estilos que reconozco en la música que hacemos, reggae, hip-hop, rap, rock, funk, soul, blues. Lo que queramos mezclar, lo hacemos. Pero no es que decimos: “Hagamos un ska, o un tema de metal”… No. Hacemos lo que nos sale y nos hace sentir bien.

–Tienen un disco publicado y otro a punto de salir, y como dos puntos forman una línea, la pregunta es: ¿hacia adónde apuntan los SW?

–Este segundo disco, del que ya hemos grabado dos singles, apunta hacia otras cosas, otras búsquedas, aborda otros temas con las letras. Después del primer disco se fueron algunos integrantes, nosotros también evolucionamos, la forma de trabajar fue cambiando, también el trato entre nosotros… Este disco va a ser diferente al primero, eso es seguro.

–¿Cómo se organizan puertas adentro? ¿Hay un productor, alguien que “dirige”, o las decisiones se toman de manera más democrática?

–En el segundo disco nosotros compusimos los temas y además tuvimos la ayuda de Juan Olguín. Él nos ayudó en la producción de casi todos los temas del nuevo disco, compuso líneas de vientos, y los arreglos con cuerdas. Juan es un genio, nos ha ayudado un montón para poder ordenar las cosas, lo queremos mucho.

Alegría, armonía, relax, tres puntales del “estilo Spaghetti”.

—Las canciones de ustedes son bastante “verborrágicas”. ¿Quiénes toman la delantera a la hora de componer las letras?

–En este caso la que más compone la mayoría de las letras es Francisca, “Fran”; hay algunas que escribí yo y las terminamos de hacer con Rocío (Barbosa). 

–Ya han tocado fuera de la provincia, concretamente en Buenos Aires, donde el panorama es más amplio y variado, ¿cómo les fue con esa experiencia?

–Nuestra experiencia en Buenos Aires fue muy buena, conocimos a los chicos de Alan Sutton y las Criaturitas de la Ansiedad, una banda de allá. Ellos nos hospedaron en Buenos Aires. En esa oportunidad hicimos tres toques y en el último subimos al escenario con ellos. De todo eso quedó una amistad, nos hicieron manso aguante. Después cuando vinieron ellos a Mendoza se hospedaron en mi casa. Como experiencia fue muy buena. 

–¿Qué escuchan los integrantes de SW?

–El “Tapa” y yo por ahí escuchamos jazz, al “Quito” le gusta Seal, además de otras cosas muy raras (se ríe); el “Tomy” escucha cosas más funkeras, más “grooveras”, de una variedad muy grande también; la “Fran” escucha de todo, incluso folklore y esa rama, claro que no es lo único que escucha; la “Ro” escucha más música internacional, música en inglés, es más de ese palo, aunque en realidad todos escuchamos un poco de todo.

–¿Quién es el Bueno, quién es el Malo y quién el Feo en Spaghetti Western?

–El bueno sería el “Tomy”, el malo el “Quito”, y el feo el “Tapa” (risas).

Los Spaghetti juegan al ping-pong

Con la idea de conocer un poco de cada uno de ellos, los músicos de SW se repartieron las preguntas de un breve cuestionario, y esto respondieron:

Qué te gusta del rock local (Tommy)

Lo que más nos gusta de la escena local es la buena onda, acompañamiento y aguante que hay entre las distintas bandas. Ya que muchas de las personas con las que compartimos son amigxs (tanto si son musicxs o amigxs que aguantan y acompañan desde el lado del público) y gente querida, lo que le da una perspectiva totalmente distinta a la idea de sólo “Ir a tocar a algún lugar como banda sin conocer a nadie”, sino que lo convierte en momentos de compartir y disfrutar con la gente que nos acompaña y tanto se quiere en la vida misma.

¿A qué banda telonearías? (Quito)

Si tuviésemos que telonear a una banda/artistx sería a Seal.

¿Qué disco de otro te gustaría haber hecho? (Tapa)

Nos hubiese gustado hacer el segundo disco de Queens of the Stone Age que se llama “Rated R”.

Si tuvieras que grabar un cover en tu próximo disco, ¿cuál sería? (Francisca)

Si tuviésemos que grabar un cover sería “Mortal Kombat” del juego Mortal Kombat.

El recital más grosso que viste (Rocío)

El de Coldplay en River en el 2010. Estuvo increíble.

El mejor concierto de ustedes que recuerden. ¿Y por qué? (Chino)

Uno de los mejores conciertos fue en un festival que se llama “Luján suena”. Hacía como 4 meses que no nos presentábamos en vivo. Ese día llovió mientras tocábamos ¡y fue muy lindo!

Spaghetti Western en Facebook
https://www.facebook.com/spaghettimza/