Presenta un principio de “neumonía bilateral”

El tres veces primer ministro italiano Silvio Berlusconi fue internado en un hospital de Milán con un principio de neumonía en ambos pulmones por el coronavirus que se le diagnosticó esta semana, aunque estaba “en una condición clínica tranquila y confortante” y respiraba por sí mismo, informaron hoy medios y su médico personal.

Mientras tanto, Italia informó hoy de una nueva suba de los casos diarios de coronavirus, con más de 1.700 en las últimas 24 horas, el número más alto desde principios de mayo, un día antes de que grupos de extrema derecha y antivacunas se movilicen en Roma para protestar contra las restricciones por la pandemia.

Berlusconi, de 83 años, fue trasladado anoche al hospital San Rafael, donde suele tratarse, luego de que presentara síntomas no especificados, y una tomografía que se le realizó descubrió “una neumonía bilateral en estado precoz” por coronavirus, informaron la cadena Rai y el diario Repubblica, citando a fuentes del entorno del expremier.

“La internación es normal: no está intubado y respira espontáneamente. Con los parámetros que hay soy optimista para las próximas horas y los próximos días”, informó más tarde en conferencia de prensa Alberto Zangrillo, médico personal del expremier, y aclaró que el dirigente no se encuentra en terapia intensiva.

Tras haber dado positivo hace dos días, Berlusoni fue sometido a estudios en los que Zangrillo detectó “una leve afectación pulmonar”.

El médico del exjefe de Gobierno no fue consultado específicamente por los periodistas sobre si la afectación a la que se refirió era una neumonía bilateral, como informaron los medios, pero tampoco lo desmintió.

“Hicimos una profundización del diagnóstico en la medianoche de ayer, que nos indicó la internación, que se hizo necesaria porque es un paciente de riesgo por la edad y las patologías previas que ha tenido”, explicó Zangrillo.

Según los datos del Instituto Superior de Salud de Italia, el 60% de los más de 35.500 fallecidos por coronavirus hasta el momento tenían más de 80 años.

El médico del también exdueño del club Milán explicó que el magnate televisivo está “una condición clínica que al estado actual es tranquila y confortante” y adelantó que la internación durará “algunos días más”.

Desde que fue diagnosticado, el miércoles pasado, Berlusconi se encontraba en aislamiento en su domicilio de Arcore, también en el norte de Italia.

Ayer, se conoció que también contrajeron la enfermedad sus hijos Luigi y Barbara Berlusoni, de 31 y 36 años; y su pareja Marta Fascina, de 30 años.

Hoy se agregó también el positivo de uno de los hombres de la escolta de quien fue primer ministro italiano en los períodos 1994-1995, 2001-2006 y 2008-2011.

El 25 de agosto, Berlusconi había dado negativo en un primer test de coronavirus luego de que se confirmara que un empresario de Cerdeña con el que se había reunido se había contagiado de Covid-19.

En 2019, el fundador y líder del partido derechista Fuerza Italia, fue operado por un problema intestinal, y en 2016 había sido intervenido a corazón abierto en la misma habitación del sexto piso del San Rafael en la que está internado ahora.

El líder derechista entra dentro de la denominación de paciente de riesgo, ya que además, en 2006, había sido intervenido en una clínica de Cleveland, en Estados Unidos, donde se le implantó un marcapasos.

También hoy, el Ministerio de Salud informó de una nueva suba en los casos de coronavirus, con 1.733 nuevos positivos, el número más alto desde el 2 de mayo, frente a los 1.397 dados a conocer ayer.

Según las cifras oficiales, las regiones norteñas de Lombardía, con 337, y Véneto, con 273, fueron las que registraron las cifras más altas de nuevos casos, en un día en el que las 21 regiones y provincias autónomas informaron contagios.

El Ministerio de Salud informó además de 11 fallecimientos en las últimas 24 horas, que elevan el total a 35.518 desde la primera víctima registrada, el 21 de febrero.

Mientras tanto, partidos de extrema derecha, organizaciones antivacunas y los denominados “chalecos naranjas” anticuarentena que dirige el exgeneral Antonio Pappalardo, se concentrarán mañana en Roma para protestar contra lo que llaman “una dictadura sanitaria”.

Con el mismo espíritu de otras movilizaciones similares en otos países del mundo, los organizadores convocan a través de las redes sociales a manifestarse con un amplio espectro de consignas.

Entre éstas se incluyen críticas a la Organización Mundial de la Salud (OMS), denuncias del supuesto rol del estadounidense Bill Gates en la gestión de la vacuna contra la Covid-19 y equiparación del aislamiento con el “arresto domiciliario”.

A fines de mayo, grupos fascistas y los “chalecos naranjas” ya se habían concentrado en el centro de Roma sin respetar las reglas de distanciamiento ni usar barbijos.

En esa manifestación, enarbolaron consignas que fueron desde sus críticas al “régimen comunista” del premier Giuseppe Conte hasta el pedido para volver a la lira, la moneda previa al euro, o su rechazo enfático a las vacunas en general, y a cualquier atisbo de respuesta farmacéutica al coronavirus en particular.