Las entradas se venderán online y serán digitales o con un código, según indicaron los organismos pertinentes.

Autoridades de la Cámara Argentina de Exhibidores Multipantallas (CAEM) y de la Federación Argentina de Exhibidores Cinematográficos (Fadec) ultiman detalles de un protocolo sanitario para la futura reapertura de las salas de cines, aunque resta que el gobierno nacional autorice los lineamientos, habilite la actividad y defina la fecha, dependiendo del ritmo de contagios de COVID-19.

Como en otros países del mundo que volvieron a la actividad, la propuesta precisa que las salas trabajen con al menos un 50% de su capacidad con un esquema de distanciamiento entre butacas. Es decir, quedará un lugar vacío adelante, uno atrás y uno a cada lateral de las personas, salvo que sean del mismo grupo familiar. En este último punto, solo podrán reunirse en butacas consecutivas.

Estos serían algunos de los puntos a tener en cuenta para la apertura

*Distanciamiento entre butacas con una vacía adelante, otra atrás y una a cada costado (salvo que los espectadores sean del mismo grupo familiar).

*Que la venta de entradas y de comida sea online.

* Mayor tiempo de intervalo entre función y función, para higienizar y sanitizar las salas, así como un cronograma para que la gente no se acumule ni se cruce en el hall tanto en la entrada como en la salida de cada proyección.

* Instalar estaciones de sanitización dentro de cada complejo.