Y 200 días después Rafa Nadal volvió a jugar y a ganar. El número 2 del mundo se impuso a Pablo Carreño (6-1 y 6-1) en la segunda ronda del Masters 1.000 de Roma y demostró estar un formidable estado físico. El balear no jugaba un torneo desde que ganará el título de Acapulco. Aquella final, ante Taylor Fritz, el 24 de febrero fue su último partido hasta el salta al Foro Itálico. La pandemia de coronavirus es el culpable de la segunda racha más larga de Nadal sin competir (la primera fue desde que perdió con Lukas Rosol en la segunda ronda de Wimbledon 2012 hasta que se estrenó en Viña del Mar 2013 con Federico Delbonis con 223 días).

Nadal se mostró muy superior a Pablo Carreño, único de los cuatro semifinalistas del US Open que está en la capital italiana. Aterrizó el domingo en Roma y este martes jugó y perdió el dobles con Alex de Miñaur. El cambio de horario y de superficie y la falta de entrenamientos por el protocolo, en base al cual debía permanecer 24 horas en el hotel, se ha dejado notar.

El balear es el único tenista presente en este torneo sin haberse estrenado tras la pandemia. Defiende la corona y va en busca de su décimo título en Roma. A Nadal le costó arrancar. En el primer juego, tras ponerse 40-0 y, con una doble falta incluida, vio cómo Carreño llegó a gozar de una bola de break. No la aprovechó.

Tampoco Nadal en el siguiente envite. En el cuarto juego logró la rotura para ponerse 3-1 y saque. Acto seguido, Rafa confirmó fácilmente el break (4-1). Siguió moviendo a su adversario y devolviendo todo lo que le mandaba éste, lo que llevó a una nueva rotura (5-1). El manacorí logró hasta un ace de segundo saque y remató con un otro saque directo el set (6-1).Nadal siguió mostrando su mejor versión en la segunda manga, si bien Carreño remontó el primer juego con garra y buenos golpes para complicar algo al número 2 del mundo (0-1). El 1-1 no tardó en llegar, pues el ganador de 19 Grand Slam estuvo impecable con el saque. Pablo movió muy bien a su rival en el tercer juego del set, pero el ritmo y varios golpes ganadores de gran nivel de Rafa obraron el break (2-1). El de Manacor se tuvo que trabajar su saque posteriormente, y es que el asturiano era consciente de que sus escasas opciones pasaban por este break. No lo logró y el partido entró en su fase final (3-1) con una nueva rotura (4-1), con un Pablo algo fatigado y a estas alturas impotente. Nadal se ‘comió’ a Carreño en lo sucesivo, en parte por su buen juego y en parte por la falta de frescura física y mental de su adversario (6-1).Este era el sexto duelo entre Nadal y Carreño. Siempre ganó el balear, cediendo un único set en la primera ronda de Doha 2016. De los 155 duelos del balear ante un español suma ya 135 victorias. En octavos de final, Nadal se medirá al ganador del partido entre Milos Raonic y Dusan Lajovic.



/" target="_blank">