El intendente de Pinamar, Martín Yeza, admitió que evalúa cobrar una tasa de 100 pesos a los turistas que decidan pasar una parte de la temporada de verano en esa ciudad balnearia. La idea fue calificada de “vergüenza absoluta y disparate” por el sector del turismo.

En su cuenta de Twitter, Yesa afirmó que su equipo evaluó “una tasa turística absolutamente transitoria”, que va con una “contraprestación, que, en este caso, es llevar al óptimo posible el equipo humano de salud para tener temporada”.

“El equipo humano de salud va a requerir personal de afuera. Avanzamos en convenios con los mejores hospitales de la Argentina. Si las negociaciones con las prepagas mejoran no deberemos acudir a la tasa de $100 por persona por toda su estadía”, sostuvo el jefe comunal, de Juntos por el Cambio.

Además, el intendente argumentó que hace 2 meses implementaron la Declaración jurada sanitaria, la cual les permitió saber que más de la mitad de sus propietarios y visitantes tienen una de las prepagas más conocidas de la Argentina, y que entre las 3 primeras prepagas, concentran el 80 por ciento de quienes los visitan.

Sin embargo, la idea fue rechazada con vehemencia por el presidente de la Cámara de Turismo de Pinamar, Alfredo Baldini, quien la calificó de “vergüenza absoluta y de disparate”, la medida arancelaria del intendente.

“Al turista hay que seducirlo, tratarlo bien y no se le puede pedir que pague una tasa de 100 pesos para veranear en el distrito y decir que es para reforzar el sistema sanitario”, expresó el empresario hotelero.

Según aseveró el presidente de la Cámara de Turismo local, el partido de Pinamar es el segundo municipio más rico de la provincia, “con 2.000 millones de pesos de presupuesto, es decir, un 30 por ciento más que Villa Gesell, que está construyendo un hospital”. “No se puede estar cobrando una tasa al turista que quiere venir a pasar unos días al distrito”, protestó el representante de los hoteleros de esa ciudad.