En las últimas horas, Migraciones de Paraguay autorizó el ingreso a su país de aquellos futbolistas que den positivo de coronavirus, pero que hayan pasado el período de contagio. La determinación no cayó muy bien y los directivos de Libertad de Paraguay publicaron un duro comunicado donde, entre otras cosas, anuncian que harán un reclamo formal.

Durante la tarde Rubén Di Tore, presidente de Libertad, se mostró completamente en contra de que tanto Conmebol como Paraguay habilite a los jugadores del conjunto argentino, a pesar de que ya hayan pasado 10 días desde el contagio: “Hay que aplicar el reglamento y listo. El que da positivo al test no puede jugar”.

“El ministerio debe tomar cartas en el asunto, la ley sanitaria es esta y punto. No puede ser que los paraguayos deban respetar las normas del ministerio y venga un extranjero a hacer otra cosa. Hay paraguayos que no pueden abrir su negocio, pero viene un argentino y puede jugar un partido. Estamos todos locos”, agregó con malestar.

Libertad, entonces, se va a mantener firme en la postura y buscarán frenar la medida. La novela parece que tendrá algún capítulo más y mañana, en una nueva reunión de Conmebol se sabrá si se mantiene la decisión o los paraguayos consiguen salirse con la suya.



/" target="_blank">