La Municipalidad y la asociación civil firmaron un convenio de cooperación para formar parte de este novedoso proyecto de edificación que se realizará en el barrio Flores Olivares.

El Laboratorio Provincial de Vivienda suma nuevos jugadores al proyecto de la construcción de la primera casa sustentable que se levantará en el barrio Flores Olivares, con aporte público-privado. Este mediodía la Municipalidad de Ciudad y la organización Valos firmaron un convenio de cooperación y de esta manera se sumaron a la Red Edificar y a la Red de Construcción Responsable que ya estaban comprometidas con el programa.

Las firmas de convenios se realizaron en el Salón de Acuerdos del séptimo piso de la Casa de Gobierno y contó con la presencia del ministro de Planificación e Infraestructura Pública, Mario Isgro como anfitrión y del intendente de la Ciudad de Mendoza, Ulpiano Suarez y del presidente de la fundación Valos, Farid Nallim. Acompañaron la rúbrica la presidenta del Instituto Provincial de la Vivienda, María Marta Ontanilla y el subsecretario de Obras Públicas, Jorge Simoni.

El intendente Ulpiano Suarez se mostró contentó con la primera vivienda sustentable que se edificará en su territorio: “En el marco de este Laboratorio de Vivienda es muy importante el convenio que hemos firmado con el Ministerio para avanzar en la construcción de un primer prototipo de vivienda sustentable que va precedido de un proceso de capacitación de vecinos del lugar; ellos van a tener la posibilidad de adquirir habilidades de oficios en la construcción de este tipo de viviendas. Con esto damos respuesta a distintos tipos de demandas: habitacional, empleo y consolidación de construcciones afines a uno de los ejes de la gestión como es el cuidado del medio ambiente”.

Por su parte, Farid Nallim, de Valos, destacó la importancia de esta iniciativa: “El convenio es un hito de la construcción sustentable que necesita de este tipo de estímulos, con participación pública y privada. Empezar a construir de esta manera va a ser algo muy innovador para la provincia y el país”.

“La parte educativa es la esencia de todo para lograr cambios de paradigma, por eso desde Valos participamos con los talleres para capacitar a las personas en construcción sustentables, siempre pensando en las generaciones futuras”, explicó Nallim el rol que cumplirá la organización en todo esto.

El ministro Isgro es optimista en cuanto a la planificación: “Es necesario tener una tipología de casas distintas a las que viene trayendo el IPV desde hace décadas, conviviendo con la construcción tradicional. Las mediciones que hagamos de esta casa piloto servirán para asentar bases de criterios de modernidad e innovación”.

Primer prototipo en Ciudad

El Laboratorio de Vivienda ejecutará la primera vivienda sustentable en la provincia con el objetivo de medir, sobre todo, la eficiencia energética del inmueble. Se prevé que las obras comiencen a fin de mes en el barrio Flores Olivares, de Ciudad. En un futuro, se hará lo mismo, pero en terrenos de Godoy Cruz y San Carlos.

El Instituto Provincial de la Vivienda será el ente encargado de la edificación de las casas, y el aporte y colaboración del sector privado será fundamental para su construcción, por intermedio de la Red Edificar y la Red de Construcción Responsable.

Luego de haberse licitado la ejecución de la casa “modelo”, las partes intervinientes en el proyecto estiman que la obra demandará entre 3 y 4 meses, para que recién en ese momento las viviendas puedan ser habitadas por las familias adjudicatarias, que deberán pagar una parte de la inversión de este proyecto experimental.

La variedad de terrenos que propone el proyecto constructivo, le permitirá al Laboratorio analizar la eficiencia y sustentabilidad de los inmuebles según su orientación, los materiales utilizados y otras variables. A todas las unidades se le incorporarán elementos como calefones y paneles solares.

El objetivo principal de la iniciativa es medir la eficiencia de las viviendas para ir mejorándolas y en un futuro lograr incluir esta modalidad de construcción en las licitaciones de barrios del IPV.

Participación académica

A principio de año, el Ministerio de Planificación e Infraestructura Pública buscó constituir una red provincial de instituciones que trabajan en torno al hábitat. Con tal objetivo convocó a participar al sector científico.

El Instituto de Ambiente, Hábitat y Energía (INAHE) del CCT CONICET Mendoza realiza investigaciones y transferencias en varios temas relacionados al Laboratorio Provincial de Vivienda, por lo que se coordinan los asesoramientos para trabajar en conjunto con las necesidades del Ministerio.

Algunos trabajos que ya fueron encarados en conjunto asesorando son: iluminación natural en aulas, cálculo de Transmitancia Térmica y Riesgo de Condensación Superficial e Intersticial de Componentes Constructivos, entre otros.

“Estamos convencidos que debemos hacer de esta tarea interrelacionada entre la ciencia, la técnica y el Estado una fortaleza territorial”, comentó Andrea Pattini, directora del INAHE.

El ahorro de energías tradicionales en una vivienda depende de la combinación de tres factores: la orientación y diseño; los materiales y colores de la envolvente y de su interior; y cómo sus ocupantes operan la vivienda. Esta combinación virtuosa logra eficiencia en el consumo de energía y confort de los usuarios.

Si el diseño de la vivienda logra hacer un uso selectivo del clima local (sol, sombra/ventilación, para calefaccionar en invierno y para refrescar en verano, siempre aprovechando la luz natural disponible) los materiales aportan al objetivo de eficiencia energética en función de sus propiedades ópticas y térmicas. Por estas razones, se instrumentan las certificaciones energéticas ambientales tanto de componentes como de viviendas.

Una idea recién nacida

El Laboratorio de Vivienda fue creado a principios de este 2020, con el fin de desarrollar casas más eficientes y sustentables, usando para su construcción nuevas tecnologías. Su finalidad es investigar, promover y prever soluciones técnicas, sociales, económicas y financieras en casas eficientes e innovadoras. Está bajo la órbita del Ministerio de Planificación e Infraestructura Pública.

Un grupo evaluador de científicos, arquitectos, ingenieros y técnicos de diseño y construcción será el encargado de investigar factores sociales, antropológicos, económicos y financieros, como también el desarrollo de nuevas formas constructivas con su respectiva inserción en el hábitat y el coherente uso del suelo.

Del trabajo de investigación del Laboratorio, se desarrollaron cuatro prototipos que serán construidos en departamentos que posean diferentes características climáticas, con la idea de medir su eficiencia energética. En este sentido, se firmó un convenio de colaboración con la Red Edificar, que aportará la totalidad de los materiales para su ejecución. En tanto que la mano de obra será aportada por el Gobierno provincial, mediante la contratación de empresas constructoras.

Con capacitación de vecinos incluida

Además de construir prototipos sustentables y medirlos energéticamente, el Laboratorio empezará a capacitar mano de obra adecuada. Por esta razón se firmó un convenio con la Red de Construcción Responsable, con el objetivo de realizar capacitaciones de 3 meses, dirigidas sobre todo a vecinos de los lugares intervenidos, para que puedan formar parte del proyecto y hagan las prácticas en el mismo lugar de obra.