“Nogal de Cuyo es una empresa familiar mendocina, formada en el año 1997. Una amplia trayectoria en transporte de pasajeros, la convierte en una de las empresas más profesionales y confiable del mercado para contratación particular de ómnibus. Nuestro experimentado personal y modernas unidades se complementan para cubrir las altas exigencias brindando un completo servicio personalizado”. Esto es con lo que uno primero se encuentra ni bien abre el sitio de la empresa de colectivos enclavada en el departamento de Las Heras, más precisamente en la calle Lisandro Moyano 1357.

Daniel Lamota en Radio Jornada (91.9).

En tiempos de pandemia el sector turístico fue y es uno de los más golpeados y por ende las empresas de colectivos sufrieron un mazazo duro. Lo peor de todo es que no se avizora una pronta mejoría. Se mantiene activado y de manera constante un signo de interrogación frente a lo que vendrá.

Daniel Lamota es uno de los máximos responsables de la empresa Nogal de Cuyo. Ante el parate de sus micros que dejaron de trabajar y por ende producir, él junto a los choferes de las unidades buscaron reinventarse en tiempos de pandemia para obtener un nuevo sustento.

En diálogo con el programa “Para Vivir” que se emite por Radio Jornada (91.9), el empresario contó que; “Después del 20 de marzo nos quedamos sin trabajo, sobre todo a nivel turístico que es nuestro fuerte. Cuando pudimos salir de casa tratamos de comenzar a hacer algo, no solamente para mi familia sino también para las del personal de la empresa en busca de un sustento por lo menos a nivel básico”.

“A nosotros se nos cortó todo. Se cobró en los dos meses posteriores algunas deudas con las cuales se ha ido depositando algo de dinero a los empleados a quienes les estamos debiendo parte del jornal. En algún momento tendremos que buscar la forma de depositárselo. Mientras tanto intentamos zafar con este nuevo emprendimiento con el cual no nos ha ido tan mal afortunadamente” agrega.

“En la empresa hay 25 empleados. Por suerte hemos recibido los ATP. Nuestra reinvención tiene que ver con la leña, la cual se usa para asados o calefaccionar. La repartimos a domicilio con la ayuda de tres empleados que se han sumado a esta aventura. Es un negocio pequeño pero estamos zafando” le explicó a la señal del Grupo Jornada.

“Nuestra intención es aguantar con todo nuestro personal esta pandemia. Nosotros trabajamos con el turismo, somos servicios contratados y también prestamos servicios contratados con la Dirección General de Escuelas. Esperemos soportar todo esto y trabajar lo antes posible” confesó el empresario.