A Carlos Hudson, miembro del Grupo de Paracaidistas IV de Córdoba y pupilo en una escuela técnica de Rivadavia, le faltaban sólo dos años para finalizar sus estudios, cuando en 1977 decide con sus amigos partir hacia Buenos Aires para comenzar la carrera militar. Años más tarde, precisamente un 23 de abril de 1982, Hudson recibe la orden de dirigirse al Sur del país a defender las Islas Malvinas. Todo lo aprendido en el Ejército debería, ahora, demostrarlo en combate.

Carlos Hudson es quien le pone el alma y encanto a los encuentros de Vino x Tango de la Ciudad de Mendoza. Él es el famoso Antonio Gaucho Rivero, seudónimo que utiliza a partir de un hecho que contaremos más adelante.

Él afirma con orgullo que “haber estado en Malvinas fue un regalo de la vida” y que “para los verdaderos veteranos de guerra, los que verdaderamente combatieron, Malvinas es todos los días; es algo que está incrustado en sus vidas, en sus corazones, mente y retinas”. “Nunca vamos a bajar los brazos, nunca nos rendiremos; la lucha será hasta nuestra muerte y nuestros hijos seguirán levantando la bandera de la causa de Malvinas”, expresó el Gaucho.

El tanguero que, previo a la declaración de la cuarentena obligatoria, recorrió los barrios y espacios de la Ciudad, tiene cinco hijas. A la más chiquita, fruto de un amor tanguero, le puso de nombre Malvina. “Con las armas, con las guerras nadie gana. La única manera de defender la soberanía es apoyando y difundiendo nuestra cultura, y fue gracias a esa causa donde conocí a la mamá de Malvina, una campeona del tango”, comentó el Gaucho.

Retrocediendo el tiempo, el protagonista de esta nota contó: “Cuando recibimos la orden de dirigirnos al Sur del país a defender las Islas Malvinas, tuvimos veinte días para prepararnos. Si bien fue una orden, la decisión fue voluntaria. Pelear por las islas fue el mejor regalo que tuve en la vida; el destino me dio la suerte de pelear por la soberanía y combatir”.

Anécdota. A mi soldado Vallejos”

Cuando el Grupo de Paracaidistas IV de Córdoba llega a las islas, comienza a armar el rol de combate. Carlos establece una amistad  muy grande con Eduardo Vallejos, uno de los ocho soldados que estaban a su cargo. Una noche, Vallejos le comentó que “su madre le había enviado una carta diciéndole que lo esperaba con torta fritas”, a lo que Hudson le responde: “Acuérdese de mi así las compartimos”. El destino no quiso que eso ocurriese: momentos después el soldado muere. Al tiempo, El Gaucho Rivero le pondría letra y música a la canción “A mi soldado Vallejos”, dedicada a su amigo.

En 1990 Carlos Alejandro Hudson es invitado por el periodista Raúl Quintana al programa radial “Meridiano”.  “Traete la viola así cantás, es muy bueno lo que hacés, pero tu nombre Hudson no me cierra”, le dijo Quintana a Carlos. Carlos respondió: “Es un apellido irlandés no inglés”. Entonces el periodista le propuso al ex combatiente resaltar el nombre de Antonio Gaucho Rivero. “Yo no sabía nada del gaucho, después me cae la ficha del Puerto Rivero en Malvinas, nombre que duró muy poco, ya que saltaron unos historiadores de Buenos Aires diciendo que “cómo le iban a poner así al puerto, si el Gaucho era borracho y pendenciero”, explica Carlos, quien a partir de ese hecho comienza a presentarse como “el Gaucho Rivero”.

“Llevar ese nombre fue una gran responsabilidad. Un día pasé una vergüenza tremenda en el Campo Histórico el Plumerillo, cuando el presidente de la Agrupación Gaucha me dijo que para él sería un honor que montara su caballo (…). La última vez que me había subido a uno fue en la calesita. Decí que el caballo era manso y pude andar sin problemas”, cuenta Hudson entre risas. Luego de ese acontecimiento, Antonio Rivero confiesa que “comenzó a interiorizarse sobre monturas, pelajes y caballos”.

Malvinas hoy: “Ver flamear la bandera argentina en Malvinas es un regalo que nunca se fue de mis pupilas”

El Gaucho comenzó a dar charlas de su experiencia como ex combatiente en algunos colegios de la Ciudad de Mendoza. El mensaje que allí deja es que “la guerra no le sirve a nadie, no hay ganadores ni perdedores; se pierden vidas de ambos lados”.

“Estuve muchas veces cerca de la muerte, tirando hasta agotar municiones. Y llegó el momento en el que nos dieron la orden de rendirnos y sentí mucha impotencia, indignación. Dimos todo y todavía quedaba mucho por dar. Fue muy triste. Recuerdo los abrazos con mis camaradas y las lágrimas cuando vimos bajar nuestra gloriosa bandera y subir el trapo inglés”, relata Riveros emocionado.

Carismático, caradura, extrovertido, cada vez que el gaucho sale a cantar en la Ciudad de Mendoza, su escenario, lo hace con todo: con la mirada en alto, siempre al frente; junto a su poderosa garganta que encanta con tango y su fusil de seis cuerdas donde esconde la música y el amor con el que le da combate día a día, a lo que tiempo atrás fue pólvora y guerra.

Hoy, 1 de abril de 2020 a las 23 horas, se realizará un homenaje virtual a los caídos en Malvinas a través de Facebook Live (en la página “Malvinas la Perla Austral”). Artistas se reunirán a través de este medio debido a la emergencia sanitaria y cuarentena obligatoria. Actuarán ex combatientes y el Gaucho estará presente.

Antonio “El Gaucho” Rivero y su carrera como artista

La pasión del Gaucho por la música nace mucho antes de Malvinas. En su casa siempre se escuchaba a Julio Sosa y a Jorge Valdéz, pero la cantante que más influyó en Antonio fue su madre. Luego de la guerra, Rivero compuso más de veinte temas sobre Malvinas y si bien se considera desde chico como “un tanguero”, tuvo que volcarse al folclore, al malambo y a la chacarera para que sus letras expresaran su vivencia en el combate.

Y agrega: “Por suerte tengo la contención de mi familia, y agradezco enormemente el espacio que me da la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza de expresarme a través de la música, mi gran escape. Hemos llevado el programa Vino x Tango a cada rincón de la Ciudad. Actuamos hasta en el Valle Las Leñas rodeados de nieve. Siempre daré todo por la cultura y por nuestra Ciudad”.

* En 1992 el Gaucho fue consagrado como el mejor cantor solista de folclore en el Festival de la Tonada y segundo en Cosquín.

La Ciudad homenajea a los héroes de Malvinas

Este año, la celebración del Día del Veterano y de los caídos en la guerra de Malvinas se da en un momento muy particular de nuestra historia, cuando como sociedad estamos dando una batalla contra un virus que tiene en vilo al mundo. En este sentido, la Ciudad de Mendoza, junto a veteranos de Malvinas de la provincia, elaboró una serie de doce piezas audiovisuales, que estarán online durante el mes de abril, con el fin de concientizar sobre la importancia de quedarse en casa como forma de combatir la COVID-19. La Ciudad pone a disposición de los medios, instituciones, vecinos y vecinas en general, el material y la invitación a utilizar los hashtags #LoDieronTodo #YoMeQuedoEnCasa.

En tal sentido, el intendente de la Ciudad, Ulpiano Suarez, dijo: “Agradezco muy especialmente a nuestros veteranos, héroes de Malvinas por su colaboración en esta campaña que tiene por objetivo cuidarnos entre todos, tomar conciencia y ser solidarios. Su mensaje, es una reflexión sobre el valor de darlo todo, por ello desde nuestras casas, el próximo 2 de abril pongamos la bandera Argentina en homenaje a ellos, y a las 20 horas con un gran aplauso entonemos las estrofas del Himno Nacional Argentino y la Marcha de Malvinas”.