Fue con 139 votos a favor, 15 en contra y 90 abstenciones de Juntos por el Cambio.

La Cámara de Diputados le dio este jueves media sanción al presupuesto para el próximo año. Con 139 votos a favor, 15 en contra y 90 abstenciones de Juntos por el Cambio, el proyecto tiene como ejes centrales el aumento de gastos de capital para realizar un plan de obras públicas y una fuerte reducción del pago de los intereses de la deuda, resultado de lo que fue la reestructuración de la misma.

Se trató de una maratónica sesión que comenzó comenzó pasado el mediodía del miércoles y terminó a las 6.30 de la mañana de este jueves. Con la media sanción obtenida, el proyecto fue girado al Senado de la Nación, donde será tratado en las próximas semanas.

En sus ejes centrales, la llamada “ley de leyes” proyecta una inflación del 29%, un dólar promedio de $102,40 y un déficit fiscal del 4,5%.

“Las variables propuestas en el Presupuesto no son razonables, son inconsistentes. Nadie va a creer que al final del 2021, el dólar va a estar 102 pesos”, cuestionó la diputada de la Coalición Cívica Paula Oliveto.

En su intervención, la diputada nacional del Frente de Todos Fernanda Vallejos destacó que el proyecto de Presupuesto reduce a la mitad el peso de los intereses de la deuda (del 3,4% al 1,5% del PBI) y, como contracara, duplica la inversión pública.

“Este es, a pesar del dramático escenario que la pandemia ha marcado para el conjunto de los países del mundo, un presupuesto expansivo. Le diría que es la antítesis de los presupuestos de aquellos 4 años. En esos años, la regla era el ajuste permanente”, sostuvo en su exposición.

Por su parte la diputada del Frente de Izquierda Romina del Plá denunció que se trata de un presupuesto “de ajuste” que fue “pactado” con el FMI para poder “continuar con la renegociación de la deuda externa”.

Este Presupuesto proyecta un ajuste en educación, salud, jubilaciones y salarios, y mayores impuestos a los trabajadores para la enarbolada reducción del déficit fiscal y mayor endeudamiento para financiarlo”, alertó la representante del Partido Obrero.

A su turno, el entrerriano Pablo Yedlin (del Frente de Todos) celebró que “después de muchos años” el presupuesto en salud vuelva a aumentar en términos reales: “Tiene 2185 millones de dólares y en el año 2019, la Secretaría de Salud en ese momento, tenía un presupuesto de 1314 millones de dólares”, comparó.