El ministro de Desarrollo Productivo destacó la relación bilateral con el gigante asiático.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, destacó hoy las oportunidades de exportación de alimentos, minerales y otros productos y servicios argentinos a China, y resaltó la importancia de las inversiones de ese origen en el país.

La relación bilateral “ingresó en una nueva etapa desde 2004, con intercambios de más relevancia, y hoy China es un socio económico primordial para la Argentina y una ventana de oportunidad, dada la fuerte complementariedad entre ambas economías”, dijo Kulfas.

El ministro intervino en el seminario virtual informativo China International Import Expo (CIIE) 2020, cuya tercera edición tendrá lugar del 5 al 10 de noviembre próximo en Shanghai y donde la Argentina será invitada de honor.

Kulfas confió en que la actividad permita dar “más visibilidad a nuestras empresas y productos, ampliar las enormes oportunidades que existen e impulsar nuevos canales de comercio e inversión”.

El vicepresidente para Argentina del banco chino ICBC (el más grande del mundo), Cheng Youbin, había señalado previamente que actualmente 1.273 empresas argentinas mantienen relaciones comerciales con más de 4.000 compañías del país asiático, y alentó que esas cifras “se multipliquen por diez”.

Kulfas recordó que el intercambio bilateral pasó de US$ 2.100 millones en 2000 a US$ 16.300 millones en 2019, mientras el mercado chino, que concentra el 10,8% de los envíos locales (US$ 7.000 millones el año pasado), es ya el principal para la Argentina en lo que va del año.

Las importaciones de ese origen, en tanto, sumaron US$ 9.200 millones en 2019, es decir, el 18% del total de compras argentinas, detalló el funcionario.

“En su proceso de urbanización China continuará demandando insumos para su crecimiento y la Argentina puede aumentar y diversificar sus exportaciones, particularmente en alimentos, por la mayor demanda y expectativas de sus consumidores, pero también de minerales como cobre o litio, donde se radicaron inversiones incipientes en relación con el potencial del sector”, añadió.

El ministro mencionó el caso de las carnes bovinas: en mayo el 89% del volumen exportado fue a China por 52,6 mil toneladas, 47 veces más que en mayo de 2019, a lo cual se añaden importantes proyectos de exportación de carne de cerdo.

Kulfas dijo que se abre la posibilidad de ampliar la agregación de valor y ofrecer estándares de calidad en distintos nichos, como vinos, moda, diseño, producción audiovisual y productos saludables.

El titular de la Agencia de Inversiones y Comercio Internacional (Aaici), Juan Usandivaras, participó también en el encuentro y recordó que la cuota argentina en las compras chinas es de sólo 0,16% y se concentran básicamente en alimentos, aunque el país sólo provee en este rubro el 3% de la demanda del país asiático.

“Existen oportunidades para alimentos diferenciados de consumo humano y también para procesos y servicios de biotecnología, tecnología agropecuaria, educación, turismo e industria farmacéutica, entre otras áreas”, enumeró Usandivaras.

Kulfas mencionó asimismo la importancia de China como fuente de inversión y financiamiento: “se estima que entre 2000 y 2019 el stock de inversión directa de ese origen ascendió a US$ 25.000 millones, que han creado 17 mil puestos de trabajo”.

Kulfas resaltó por último los casos de los aprovechamientos hidroeléctricos de Santa Cruz, las dos represas más grandes financiadas por el país asiático fuera de su territorio; así como el respaldo a la recuperación del tren Belgrano Cargas y el financiamiento del parque solar Cauchari I, II y III.