Tras la humillante derrota por 8 a 2 frente al flamante campeón Bayern Munich, en los cuartos de final de la Champions League , se sabía que en Barcelona iba a haber cambios profundos

Primero fue el despido de Quique Setién como entrenador y el alejamiento de Eric Abidal como director deportivo y se sabía que tras ese cimbronazo, varios de los jugadores emblemáticos podían perder su lugar no sólo en la titularidad, sino en el club.

Luego llegó Ronald Koeman, quien desde que asumió en el conjunto culé habló de jugadores intrasferibles encabezados por Lionel Messi y prescindibles, como Jordi Alba y otros habituales iniciales.

Este lunes, según había adelantado RAC-1, el técnico holandés le comunicó a Luis Suárez, goleador del equipo e íntimo amigo de Messi, que no va a contar con él para la próxima temporada. 

El delantero, que no había recibido ninguna notificación del regreso a los entrenamientos, deberá ahora rescindir el año de contrato que le quedaba pendiente con el Barcelona.

Luis Suárez estaba de vacaciones y este lunes por la mañana ha recibido la llamada de Ronald Koeman, nuevo entrenador blaugrana.