El senador radical Julio Cobos expresó su conformidad con que la telefonía celular sea calificada como servicio público, tal como lo dispuso un decreto de de necesidad y urgencia firmado por el presidente Alberto Fernández

“Desde hace años venimos insistiendo con esto. Es razonable que si la telefonía fija es un servicio público, también lo sea la telefonía celular por el impacto social que tiene”, afirmó el senador mendocino en las ultimas horas en su cuenta de la red social Twitter.

En ese marco, Cobos agregó que “la tecnología distinta no es argumento suficiente para esa diferencia, el fin es el mismo”.

Ayer el Presidente anunció la decisión de declarar como “servicios públicos” a la telefonía celular y fija, internet y la televisión paga”, y anticipó que las tarifas de esas prestaciones quedarán congeladas hasta el próximo 31 de diciembre, al considerar que “el acceso a datos es sinónimo de igualdad”.

El legislador radical recordó lo que había escrito en Twitter, en 2017, sobre el tema, cuando preguntó: “¿’Sabías que el servicio de telefonía móvil está al tope de los reclamos en todas las jurisdicciones de Defensa al Consumidor a nivel país?”.

En esa publicación había añadido que “58 millones de teléfonos celulares. Por el alcance territorial y social que tiene, la telefonía móvil debería ser declarada como servicio público”.

En su publicación de hoy, Cobos opinó que “lo mismo sucede con el gas envasado”, y agregó: “hace años que insistimos en la necesidad de que la garrafa social sea servicio público (como es el gas en red); esto sí es fundamental y beneficioso para millones de familias que no cuentan con gas natural en todo el país”.

Cuando Cambiemos asumió el poder en 2015, derogó con el DNU de creación del Enacom el artículo 15 de la Ley Argentina Digital, que establecía que las telcos y tics eran servicios esenciales “en competencia”, y que el Estado tenía la facultad de autorizar aumentos. Desde el Gobierno aclararon, precisamente, que lo que se hará no es fijar tarifas ni con audiencias ni con cuadros tarifarios, como sí ocurre en las eléctricas, gas y agua.

En el pelotón de los alcanzados por el decreto están todos los prestadores, desde las telcos como Telecom y Telefónica, a los cables como Cablevisión, del Grupo Clarín, con una sola excepción: por cuestiones técnicas, Directv será pasible de no poder aumentar hasta fin de año, pero se verá en qué encuadramiento termina en lo que queda del estudio técnico.

La medida, que se formalizará a través de un decreto de necesidad y urgencia, se viene trabajando desde hace unas semanas en diferentes frentes del Ejecutivo y los organismos técnicos. Lo que definió su comunicación fueron los aumentos que las firmas del sector avisaron que aplicarían en septiembre, cuando ya venían de incrementos en marzo y abril, de entre 10 y 25 por ciento dependiendo de la compañía.

Puesto en los números que se manejan en el Ejecutivo, y luego de sondeos de subas que las compañías hicieron ante el Enacom, se calculó que las alzas de marzo y abril, sumadas a las de septiembre, superaban en un 20 por ciento a la inflación acumulada entre diciembre del 2019 y estos últimos días.