Un confuso echo ocurrió en el Barrio Constitución de San Rafael. Los uniformados señalaron que fue en el contexto de una revuelta en la que estaban siendo agredidos por los vecinos

Según informaron las autoridades desde la Jefatura Departamental de Policía, el lunes pasado el mediodía, un llamado al 911 alertó que en cercanías de la esquina de Rodríguez Peña y pasaje Los Canes de San Rafael se estaban produciendo incidentes entre vecinos y que se habían escuchado detonaciones de armas de fuego.


Alertados, dos efectivos se dirigieron al lugar y al llegar –según la versión oficial– varias personas se mostraron agresivas con su presencia, por lo que decidieron solicitar refuerzos. Fue así como otros dos oficiales llegaron a la zona conflictiva. En ese ínterin, un menor de 11 años habría apuntado a los agentes con un arma (luego se determinó que era de juguete), por lo que estos decidieron aprehenderlo. El menor se introdujo en un domicilio y desde allí fue sacado por los policías, lo que generó una nueva reacción de los allegados a la familia del menor.


Según informó el diario San Rafael, Los incidentes se habrían acrecentado cuando el menor y su madre (Lorena Ferreyra) fueron introducidos al móvil para ser trasladados a las dependencias policiales. En esos momentos, unas 30 personas habrían agredido a los policías (que ya a esa altura eran 6) con ladrillazos y golpes de puño. Fue entonces cuando los agentes habrían disparado sus escopetas con postas de goma para dispersarlos y allí habría resultado herido el hijo menor de Ferreyra, con el rebote de uno de los perdigones.


Desde la dirección del hospital Teodoro J. Schestakow confirmaron que el lunes por la tarde un niño de 4 años fue asistido por la pediatra de guardia, quien constató que el niño presentaba dos lesiones tipo «raspones» en su espalda. Si bien los médicos no lo ratificaron, dichas lesiones son compatibles con el roce de perdigones de goma.


Más allá de la investigación judicial que encabeza el fiscal Giaroli, la Inspección General de Seguridad tomó cartas en el asunto, tratando, en ambos casos, de determinar qué fue lo que ocurrió el lunes por la tarde en barrio Constitución y si los efectivos policiales actuaron en el marco de la ley y del ejercicio de sus funciones o si se extralimitaron.

Vecinos y autoridades preocupados


Vecinos del barrio Constitución, al igual que las autoridades policiales y judiciales sanrafaelinas, se muestran preocupados por la escalada de violencia social que se registra durante los últimos meses en ese sector de nuestra ciudad. Según estiman los investigadores, la llegada desde el Norte provincial y establecimiento en el barrio de algunas personas con un amplio prontuario delictual ha sido fundamental para la ocurrencia de más hechos violentos que los habituales. Así, las rencillas entre bandas, los robos y los disparos de arma de fuego son cosas de todos los días en el Constitución.



/" target="_blank">