Luego del escándalo sexual, Emilio Ameri pidió disculpas y aseguró: “Estoy muy avergonzado”. “Estábamos convencidos que se me había caído internet”, se defendió.

El diputado del Frente de Todos, Emilio Ameri, quedó en el ojo de la tormenta luego de participar de un acto sexual en plena sesión de Diputados. El hecho quedó registrado en cámara y rápidamente se vitalizó.

Ante esto, el legislador indicó: “Estamos muy mal con mi pareja. Estábamos convencidos de que se me había caído Internet. Estoy muy avergonzado. En todo el interior del país es muy mala la conexión. Estábamos sesionando y se me cayó Internet. Justo mi pareja salió del baño. Le pregunté cómo le habían quedado las prótesis. Se hizo hace diez días una implantación mamaria. Le pregunté si le podía dar un beso y le di un beso en las tetas. Eso es todo”.

“Estoy muy avergonzado, estoy muy mal, mi pareja está muy mal, nos afecta de manera personal y a todo nuestro entorno, mis hijas, mi vieja, mis hermanas, compañeros, compañeras”, agregó.

Luego se quebró al aire mientras repasaba lo ocurrido: “Disculpame, no puedo hablar”. Y agregó: “No fue hecho adrede, estaba desconectado, me volvió la conexión y no me di cuenta. No tengo nada más para decir”.

Sobre su suspensión, dijo estar de acuerdo pero advirtió: “Si me expulsan, acataré la decisión. Creo que sería algo más grave, no sé si amerita una expulsión”.