El crimen se había producido en 2008, pero no fue hasta el 2019 cuando salió a la luz. La Justicia negó el pedido.

Este lunes Emilio Sebastián Ghione (30), condenado hace 5 meses por matar a su padre, pidió la prisión domiciliaria. Se trata de unos de los protagonistas de uno de los crímenes familiares más recordados de la última década.

Ghione admitió, el 19 de marzo pasado, haber matado a su padre Emilio Esteba Ghione (65) en el 2008. Por dicho hecho, el hombre recibió una condena de 10 años de prisión.

Sin embargo en una audiencia que se realizó este lunes el joven solicitó la prisión domiciliaria asegurando que se encuentra dentro de los grupos de riesgo por el coronavirus. Más precisamente, el condenado indicó que padece hipertensión arterial y asma, aunque el médico penitenciario ratificó que sólo padece la primera enfermedad.

Como las autoridades médicas constataron que el joven se encuentra en buen estado de salud, el juez Sebastián Sarmiento rechazó el pedido de Ghione, por lo que continuará detenido en un penal.

El caso

Emilio Esteban Ghione, contratista de viñas que vivía con su familia en El Carrizal de Abajo, estaba desaparecido desde el 2008. Su paradero fue toda una incógnita hasta agosto del año pasado, cuando una de las hijas de hombre indicó que el resto de su familia lo había matado y luego enterrado en el patio de su domicilio.

Cuando los efectivos policiales rastrillaron el área encontraron efectivamente el cadáver del hombre. Por el hecho fueron imputados su esposa y su hijo mayor, que al momento de hecho tenía 18 años.

Sin embargo esto destapó una historia turbia: el crimen se había producido porque Emilio Esteban Ghione abusaba de su hija, en ese entonces menor de edad, y obligaba a su mujer a prostituirse. Esto provocó la ira de Sebastián, quien fue quien le dio el golpe fatal.