El empresario gastronómico Fernando Barbera, que es presidente de La Asociación Empresaria, Hotelero, Gastronómica y Afines de Mendoza (AEGHA) habló esta mañana en Radio Jornada (91.9) para exponer parte de los problemas que atraviesa el rubro turístico y gastronómico en Mendoza.

“En cuanto a lo que es hoteles no existe ninguna posibilidad de apertura, lo único que está pidiendo es que para lo que es corporativo, esto es, una persona que viene de una bodega de San Rafael que tiene que venir a trabajar a la ciudad de Mendoza por unos dos días lo podamos alojar. Ese es el tipo de apertura corporativa. Después por otro lado, lo que son los departamentos más alejados del radio están pidiendo a los intendentes poder empezar a abrir por la baja cantidad de casos que hay en esas zonas y como no son conglomerados de 500.000 habitantes están pidiendo poder abrir” señaló Barbera.

Fernando Barbera en Radio Jornada (91.9).

“En cuanto a restaurantes ya estamos, calculo que en unos diez días, abriendo con muchas restricciones en cuanto al distanciamiento social, los horarios, los DNI, todo. Este va a ser un primer paso para cubrir costos fijos. Emocionalmente es bueno volver al trabajo. La situación económica es muy complicada. Hay que tomar créditos para pagar sueldos y quedan otras muchas cosas sin poder pagar. Hay empresas que la están pasando muy mal. Estamos a la espera del crédito del CFI a través del Fondo de Transformación porque hay muy pocas pequeñas empresas no logran acceder a estos créditos de la banca privada” explicó el joven empresario.

“La situación de la tecnología aplicada va a impactar en todas las industrias. Lo que nosotros les estamos proponiendo a las aplicaciones es sentarnos a charlar y ver cuál es la mejor forma porque si ellos van a ser parte tenemos que trabajar en conjunto y no como sectores enfrentados, sino nos vamos a tener que poner nosotros a desarrollar una aplicación. Los que nos pasa ahora es que al ser nuestra única venta el delibery se nos hace muy oneroso pagar lo que las aplicaciones están pidiendo, cuando en cambio tenemos el salón abierto el delibery es como una ventanita que nosotros la atendemos como algo marginal, entonces no tenemos con la venta del delibery pagar costos fijos. Hoy si tenemos que hacerlo y la verdad que bajo estas condiciones se nos está haciendo muy difícil” dijo a la señal del Grupo Jornada.

“Lamentablemente mucha gente invirtió en el último tiempo en el rubro gastronómico y se dio esta situación. La facturación ha caído de manera abismal y es muy difícil mantener el empleo. El porcentaje de salarios para los que están trabajando es del 75% y en total el 80% de los trabajadores del rubro, han sido suspendidos” marcó en la parte final de la entrevista.

Te puede interesar