El piloto español Fernando Alonso afrontó el test en el circuito de Barcelona-Catalunya como “un nuevo comienzo” con el equipo Renault, con el que consiguió sus dos títulos mundiales en 2005 y 2006 y con el que esta temporada regresa a la Fórmula Uno.

“Volver a ponerme detrás de un volante es una sensación increíble. Después de dos años sin conducir un Fórmula 1, estoy deseando volver a conducir. Creo que es como un nuevo comienzo. Voy a dejarme sorprender por la velocidad del coche, por el rendimiento de los frenos, por la velocidad en las curvas… Hay muchas cosas que me van a sorprender otra vez”, dijo el asturiano en declaraciones difundidas por la escudería francesa en su perfil de Twitter.

“Va a ser veinte años después cuando me suba a un Renault, en ese mismo circuito, y en una de mis últimas oportunidades de conducir bajo la marca Renault, dado que el próximo año cambiará de nombre”, recordó sobre el cambio a Alpine.

Alonso dijo sentirse “privilegiado” por regresar a la Fórmula con Renault y se mostró “emocionado” por participar en este test.

“La preparación no fue fácil. Con las restricciones por la covid-19, la preparación no fue normal. No tuve muchos días para entrenar en el simulador, pero creo que estamos preparados. Serán solo 100 kilómetros, además es un día de grabación, pero intentaremos maximizar esas vueltas. Sé que voy a aprender y a descubrir muchas cosas durante esas vueltas. Espero aprender lo máximo posible en cada kilómetro”, expuso antes de ponerse al volante del RS20.