El presidente aseguró que “no hay una Argentina central y otra periférica”.

El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que “ningún diálogo se rompe, pero a alguno le duele renunciar a los privilegios”, en relación al conflicto suscitado con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, a raíz de la creación del Fondo de Fortalecimiento Financiero Fiscal de la provincia de Buenos Aires.

Además, Fernández defendió su decisión de “darle los recursos que necesita el distrito más poblado, extenso y productivo de la Argentina”, en alusión al traspaso a la provincia una parte de los fondos adicionales que la Ciudad de Buenos Aires había recibido en 2016 a partir de un decreto del Gobierno de Mauricio Macri.

Al encabezar este mediodía el anuncio de inversiones por 31.000 millones de pesos para obras públicas en Buenos Aires, Santa Fe, Chubut, Tucumán y Tierra del Fuego, el jefe de Estado sostuvo que su Gobierno “no está sembrando discordias, sino igualdad”.

“Ningún diálogo se rompe, pero a alguno le duele renunciar a los privilegios“, dijo Fernández.

La medida, anunciada ante el conflicto de efectivos de la Policía bonaerense que reclamaban mejoras salariales y laborales, fue cuestionada por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien instruyó hoy a la Procuración General porteña a promover una acción judicial contra el Estado Nacional.

En el marco del anuncio de reactivación de obras y firma de convenios para otras nuevas, el jefe de Estado volvió a remarcar la necesidad de “integrar a la Argentina de la mejor manera posible” y afirmó que “no hay una Argentina central y otra periférica“.

TE PUEDE INTERESAR.