El GP de España disputado el pasado fin de semana dejó un nuevo episodio en la novela más mediática de la Fórmula 1 en la que Ferrari y Sebastian Vettel son los protagonistas principales. Tras el anuncio de la salida del alemán de la escudería italiana se vivieron distintos tipos de polémicas, hasta que este fin de semana, ambas parte salieron a hablar públicamente.

Después de conseguir la séptima posición en el Circuit de Barcelona – Catalunya, en otra carrera para el olvido en la que Charles Leclerc fue el único piloto en abandonar, el cuatro veces campeón del mundo con Red Bull salió a hablar en la conferencia de prensa.

“Mi opinión ya no es importante. Aparte de todo, el coche es lo que es, estamos intentando dar lo mejor de nosotros, es una temporada difícil para todos”, disparó el corredor de 33 años.

Estas declaraciones, con las que Vettel se mostró crítico con el funcionamiento del monoplaza SF1000, hicieron que el Director Ejecutivo del Cavallino Rampante saliera a responderle.

“Esto (sus declaraciones) van en línea con su decepción de no ser parte de Ferrari en 2021. Ya no dará consejos para el futuro”, sentenció Mattia Binotto en dialogo con Sky Italia y para intentar calmar las aguas agregó: “Está trabajando duro, las relaciones son buenas y el fin de semana fue decente. Su carrera fue buena, dio un paso adelante y en Spa debería estar de mejor humor”.



/" target="_blank">