Santa Sangría es el nombre de la pyme argentina que se encuentra en la región vitivinícola de Mendoza, y que como su nombre lo dice se encarga de producir y comercializar sangría, un producto de baja graduación alcohólica disponible en envases de larga duración y en diferentes sabores. Su objetivo hoy: consolidar su expansión en el mercado internacional

Como todo producto que se expande en el exterior también tiene sus puntos de venta en nuestro país, que son cadenas de supermercados y distribuidores que van desde Misiones hasta Comodoro Rivadavia.

Santa Sangría se trata de una mezcla frutal de vino con jugos naturales, de baja graduación alcohólica, y es un producto orientado a la gente que no está acostumbrada a consumir vino puro. Se comercializa en envases Tetra Brick de 1 litro y en diferentes sabores -Citrus, Tropical y Tropical Rosé- a precios que van desde los $ 50 hasta los $ 65, dependiendo del punto de venta.

El producto salió al mercado en 2018, y desde entonces es comercializado en países como Estados Unidos, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Belice, Bolivia y Paraguay. Próximamente también estará la marca con sus productos presente en México, Panamá, Ecuador, India, Vietnam, Perú y Colombia.

Desde su lanzamiento hasta diciembre de 2019, se vendió Santa Sangría por una cifra superior a los US$ 475.000, y para 2020 la marca espera vender unas 250.000 unidades tanto en el mercado nacional como internacional.