Sebastián Pérez Dacuña

Desde diciembre de 2019 a esta parte el sector experimentó una fuerte caída, primero impactado por la situación económica y luego por la pandemia. Con la obra pública parada, el panorama no es bueno. A lo lejos aparecen el programa Mendoza Activa y el Procrear, recientemente anunciados y la esperanza por lo que pueda pasar con Portezuelo.

El Informe de Coyuntura de la Construcción, elaborado por el Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC), presentado en el mes de junio pasado, indicó una importante  contracción de puestos de trabajo registrados en Abril (mes que evaluó ese informe) pero que sobre todo se ve incrementado al contemplar casi la mitad del año.  

De acuerdo al estudio las regiones que más sufrieron el colapso fueron la Metropolitana, con una caída mensual del 13,8% y la región de Cuyo, con un saldo negativo de 13,7%.

De esta manera es, que a nivel nacional, los números son elocuentes, La comparación entre abril del 2019 y del 2020 evidencia una baja del 33,3% y evidencia una aceleración de la tasa de caída interanual, equivalente a una reducción de algo más de 140.000 puestos registrados, de los cuales un 40% se explica por lo sucedido en los últimos dos meses.

En el caso de Mendoza, y según el estudio, en noviembre de 2019 había en la provincia 13.995 Puestos de trabajo registrados y en abril de este año se registran 8.338, lo que representa una variación acumulada de -31,5%  y una interanual de -45,7%.

Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC)

En ese marco, y con un mega proyecto como Portezuelo en stand by, y otras obras que se van cayendo por la falta de acuerdo político, como La vía de unión Rivadavia-Junín, el sector de la construcción local se debate uno de sus momentos más duros, en el que algunos aseguran se ha perdido más de 6.000 empleos registrados.

Por otro lado, la provincia ha presentado el programa “Mendoza Activa” que tiene como objetivo fortalecer a las pymes en contexto de pandemia y ayudar a personas que decidan invertir para mover la economía local. Uno de los ejes donde descansará ese programa es la construcción. Por ejemplo, quienes construyan, tendrán una devolución de ese porcentaje en los primeros cien metros cuadrados.

Desde la UOCRA Mendoza aseguran que la realidad del sector es muy grave,   por un lado hay una situación que se produce con la gente que se queda en su casa y recibe los ATP, y por otro lado hay unos 6 mil desocupados que no pudieron volver al trabajo ya que no hay obras en ejecución. “No hay más obras casi desde diciembre y otras cesaron por falta de dinero. “Entre  las dos situaciones se podrían contar casi 8000 personas en una situación laboralmente complicada”, advierte Miguel Ponce, secretario general de la UOCRA en Mendoza.

Miguel Ponce, secretario general de la UOCRA en Mendoza

“Sobre las posibilidades latentes, Portezuelo sigue siendo una, lo que si creemos que si o sale Portezuelo, lo interesante seria que la nación le diera esos fondos a la provincia y que se inicien otras obras, que la provincia tenga un plan de vivienda urgente porque produce empleo y que se activen obras que quedaron inconclusas cuando no se aprobó el año pasado  el endeudamiento”, afirma Ponce.

Empresas en baja

El mismo informe del IERIC afirma que según los datos relevados en todo el país,  en mayo hubo 13.952 empleadores en actividad, lo que representa una caída interanual del 27,8%. Esta tasa de contracción supera holgadamente las dos bajas más importantes que se habían observado con anterioridad (la serie estadística comienza en el año 2005), que habían sido del 13,3% (en 2009) y del 12,2% (en 2014). En términos absolutos, esto significa retornar prácticamente a la misma cantidad de empleadores constructores que se encontraban en actividad en el año 2006.

En el caso de Mendoza,  la variación interanual de las empresas activas registradas se modificó con un caída de 38,8% en los ítems “Constructoras/ Contratistas” y “Subcontratistas”, esto se traduce que en mayo de 2019 habían 761 empresas contra 466 en mayo de 2020.

“Se han perdido muchos miles de empleos de trabajo, puedo asegurar que deben quedar escasamente unos 5000 empleos registrados en la provincia y no hay  nada de obra pública,  donde está la mayor cantidad de empleos registrados,  así que estamos en el peor de los escenarios”, asegura el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción en Mendoza, Marcelo Bargazzi. El empresario plantea un escenario poco más que  complejo y complicado.  

La vuelta de Procrear, una posibilidad latente

La ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, anticipó esta semana que el Gobierno relanzará el programa de viviendas Procrear, con el fin mitigar los efectos de la pandemia en la economía.

“Vamos a hacer un anuncio muy interesante y que va a entusiasmar mucho, como entre 2012 y 2015, cuando Procrear fue una oportunidad de acceder a la vivienda nueva para muchos argentinos”, resaltó la funcionaria.

Ahora, la ministra comentó que la decisión oficial es construir 5.500 nuevas viviendas, que generen unos 75 mil puestos de trabajo entre este año y el próximo.

Con conocimiento sobre esto, Miguel Ponce asegura que  “la vuelta de un programa así tendría un impacto positivo  en el sector. La vivienda es la que más empleo nos genera, por cada vivienda hay entre tres o cuatro personas directas trabajando más lo que se produce indirectamente”. Por su parte, Bargazzi lo vio aun lejano pero coincidió con el tituar de la UOCRA en Mendoza. “Procrear puede impactar pero lleva su tiempo, la situación de hoy es la que debemos sortear”.