La reducción temporal del Impuesto al Valor Agregado (IVA) aplicada en Alemania para paliar el impacto de la crisis causada por el coronavirus, generó impulsos en la tendencia a realizar compras, informó hoy el instituto de investigación de mercado GFK.

La disposición a consumir ha aumentado notablemente“, señaló el experto Rolf Bürkl, al presentar el informe mensual sobre el clima de consumo para julio.

Bürkl apuntó que, en la actualidad, los consumidores alemanes tienden a concretar inversiones de mayor volumen que habían planeado para el futuro, una postura que apoya al consumo en este año.

Sin embargo, el experto advirtió del riesgo de caer en una ilusión relacionada con el IVA, según la agencia DPA.

Los comerciantes y fabricantes deben estar preparados para una posible caída de la propensión al consumo cuando la tasa de IVA vuelva al porcentaje normal en 2021“, comentó.

En Alemania se aplica entre julio de 2020 y enero de 2021 un IVA del 16%, en lugar del 19%.

El IVA reducido, que rige para determinados alimentos y artículos de primera necesidad, fue bajado del 7 al 5% para abaratar los precios de los productos en supermercados, mueblerías, mercados de electrónica y concesionarios de vehículos.

“Independientemente de los efectos de los impuestos, la propensión a consumir está aumentando de forma significativa, lo que apunta a una recuperación del consumo”, resaltaron desde el GFK.

El índice del clima de consumo elaborado por el instituto aumentó en 23 puntos, desde el nivel más bajo registrado en los primeros meses del año.

A pesar de estos síntomas de recuperación, el GFK aclaró que “siguen las preocupaciones en la recesión más grave de la posguerra en Alemania”.

Preocupaciones que fueron relacionadas con una posible segunda ola de contagios, a la cifra de las insolvencias y a la evolución del mercado laboral.