Con esto se propone crear un instrumento de política pública que otorgue mayor estabilidad y sostenibilidad al sector, generando un marco de previsibilidad en la industria y toda su cadena de valor. Pasó a la Cámara de Diputados en revisión.

Durante la sesión de este martes, el Senado aprobó el proyecto de Ley que tiene como intención que se cree un Banco de Vinos, instrumento de política pública que permitirá mayor estabilidad, sostenibilidad y previsibilidad a la industria vitivinícola y a toda su cadena de valor.

Vale destacar que a la propuesta original se le incorporaron algunas proposiciones que fueron presentadas por miembros del bloque Frente de Todos- PJ y salió con el consenso del resto de los bloques parlamentarios, menos desde el Frente de Izquierda que anunció que no acompañaría la propuesta. Se aprobó por 36 votos positivos y uno negativo.

Recordemos que la propuesta tratada hoy, fue anunciada por el gobernador Rodolfo Suarez el pasado 1º de Mayo en su discurso para la apertura de las sesiones ordinarias legislativas. En ese marco, la máxima autoridad mendocina resaltaba: “Buscaremos estabilizar los stocks, será una herramienta financiera que termine con las recurrentes crisis vitivinícolas que llevan a nuestra industria a sufrir problemas, no sólo por la macroeconomía, sino por la estructura propia de la cadena”.

La propuesta fue debatida la semana pasada en una reunión conjunta entre las comisiones de Economía y Comercio Exterior, Legislación y Asuntos Constitucionales, y Hacienda y Presupuesto.

Esta iniciativa comenzaría a operar luego de concluida la cosecha y busca “inmovilizar” 120 millones de litros. “Una vez con los números cerrados de la elaboración, ver cuánto vino disponemos, cuál es el excedente que termina quedando, ahí se lanza el programa para tentar a los tenedores de vinos para que puedan ingresar a este esquema”, explicó Alfredo Aciar asesor del Ministerio de Economía y Energía de Mendoza durante el encuentro.

El debate

Durante su tratamiento, el senador oficialista Diego Costarelli fue quien explicó los alcances de la propuesta y las modificaciones que se incorporaron al proyecto. Aclaró que tuvo algunas correcciones que fueron avaladas por la oposición. «Con esta iniciativa se busca que se le otorgue una mayor estabilidad y sostenibilidad al sector, generando un marco de previsibilidad en la industria y toda su cadena de valor. Esta ley posee 9 artículos. Este Banco de Vinos se va a administrar mediante el Fideicomiso de Mendoza Fiduciaria. Estará representado por los representantes de los 4 oasis productivos», indicó.

También informó que se modificó el artículo referido al Consejo Asesor en cuanto a los plazos que tendrán las entidades en nombrar a su representante. Además comunicó que se agregará un artículo, referido que el director ejecutivo deberá enviar un informe semestral a la Legislatura. Esta modificación fue solicitada por el Partido Justicialista.

El senador Adolfo Bermejo quien representó al bloque Frente de Todos criticó que no se haya invitado al Instituto Nacional de Vitivinicultura para tratar el proyecto del Banco de Vinos. «Esperamos que esta herramienta sirva para mejorar el precio del vino. Creemos que no hay margen de maniobras para especulaciones políticas y partidarias», aclaró.

El senador Bartolomé Robles habló sobre la propuesta que fue remitida por el Ejecutivo. «Entiendo que los fines que persigue esta ley son de una exigencia muy importante. Creo que expresan lo que muchos actores de la industria vienen reclamando hace mucho tiempo. Estamos viviendo una situación que necesita del aporte de todos. Le deseo muchos éxitos al Gobierno con esta Ley».