Durante los primeros siete meses del 2020 la recaudación presenta en forma sostenida incrementos inferiores  a la inflación, lo que se traduce en una caída real interanual acumulada al 31 de Julio del 17% en tributarios provinciales y 15% en nacionales.

En los primeros siete meses del 2020 ingresaron a las arcas provinciales en concepto de recursos tributarios un total de $69.250 millones, correspondiendo $27.021 millones a recursos tributarios provinciales y $42.229 millones a coparticipación federal, regímenes especiales y financiamiento educativo. Considerando que entre enero y julio 2019  ingresaron $22.053 y $33.591 millones por los mimos conceptos, el acumulado al 31 de Julio 2020 registra una variación interanual acumulada de 23% y 26% en tributarios provinciales y nacionales, respectivamente.

Un análisis por tipo de impuesto permite concluir que Ingresos Brutos, principal impuesto provincial, aportó el 73,9% de los $27.021 millones recaudados en los primeros 7 meses del año, mostrando una caída interanual real del 16%.  El impuesto Automotor muestra un mejor desempeño ya que hasta ahora ha acompañado la variación del nivel de precios, acumulando una caída interanual real del 3%. En concepto de impuesto Inmobiliario al 31 de Julio 2020 se registra una pérdida en términos reales del 15% mientras que para Sellos la caída real en la recaudación acumulada es del 31%.   

El gráfico a continuación muestra la variación nominal mensual de la recaudación de Ingresos Brutos e IVA para 2019 y lo que va de 2020, evidenciando el impacto que la caída en el nivel de actividad ha tenido sobre ambos impuestos, en especial a partir de Marzo 2020 luego de la declaración de pandemia por COVID-19.

A partir de Junio 2020 la caída parece moderarse aunque resulta muy prematuro pensar en una recuperación. Que ésta se consolide dependerá de cuánto se extiendan las restricciones en la provincia de Mendoza y el Gran Buenos Aires así como de la capacidad de respuesta que muestre la economía después del shock.