Independiente Rivadavia y Gimnasia y Esgrima volvieron a los entrenamientos de cara a lo que será un nuevo torneo de la Primera Nacional, luego de lo que fueron las suspensiones por el avance de la pandemia del coronavirus en todo el mundo. Ambos equipos lo hicieron bajo un estricto protocolo establecido por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

El Azul tuvo su primera mañana bajo las órdenes del entrenador Marcelo Straccia, quien llegó para ocupar el lugar del saliente Matías Minich. Con un grupo minúsculo de jugadores, el plantel de la Lepra se movió con la presencia de varias caras nuevas y algunas bajas importantes.

Tras salir airosos de los hisopados, los futbolistas del Azul del Parque General San Martín se entrenaron en horas de la mañana y en dos turnos, siempre respetando el protocolo para evitar posibles contagios de coronavirus.

En el caso del Mensana, quien trabajó en el predio que posee enfrente del Aeropuerto Internacional Francisco Gabrielli en Las Heras, el conjunto comandado por Diego Pozo desarrolló una labor muy reducida que contó también con la presencia de pequeños grupos de futbolistas.

En este sentido, los dos cuadros mendocinos que militan en el certamen esperan ansiosos por conocer cuándo será por fin la fecha para volver al ruedo oficialmente y, además, cómo será la disputa de la divisional, algo que todavía no se conoce con certeza.