La provincia sigue adelante con la idea de aumetar el stock de insumos para hacer frente a la pandemia de COVID 19. El plan de Suartez es llamar a una licitación internacional para la compra de insumos médicos con ATN Aportes del Tesoro Nacional por la suma de 3 milloes de dólares.

El secretario de Equidad del Ministerio de Salud de la Nación, Martín Sabignoso explicó que el dinero forma parte de la partida de 800 millones de pesos que envía el gobierno nacional para uso exclusivo del sector de la salud.

“Tenemos varios programas a través de los cuales hacemos transferencias de fondos a todas las provincias. Esa transferencia se hace en base a criterios equitativos. Luego, los recursos son utilizados por las provincias para comprar equipamiento, insumos, equipos de protección para el personal sanitario, para comprar vehículos y para fortalecer la tecnología que se necesita”, explicó el funcionario.

La directora general de Administración del Ministerio de Salud, Sandra Tennerini, explicó que el objetivo es stockearse con material hospitalario para los próximos tres meses. Para eso se realizará una compra masiva de barbijos, cofias, rollos de tela, antiparras, batas y termómetros, entre otros.

A través de esta compra directa, autorizada por la Ley de Emergencia Sanitaria, el Ministerio de Salud busca adquirir 700 mil barbijos, 50 mil máscaras de alta seguridad, 500 mil batas, 500 mil botas, 50 mil antiparras, termómetros y rollos de tela, entre otros insumos médicos.

“A Salud llegaron 254 millones de pesos de ATN. Parte se utilizará para refuerzo de médicos y enfermeros, y parte para el equipamiento hospitalario”, aclaró la funcionaria.

La semana anterior, la cartera sanitaria invirtió casi cuatro millones de pesos en material de laboratorio para realizar los tests de COVID-19 y de influenza, sumado a los diez mil reactivos que se adquirieron en Corea del Sur.

Además, de esta millonaria compra en dólares, el Ministerio de Salud tiene previstas otras adquisiciones menores con licitaciones nacionales por un monto cercano a los 20 millones de pesos.

Por un lado, se comprarán 1.000 barbijos de alta seguridad a $665 cada uno haciendo un total de $665.000. La funcionaria explicó que en este caso se realiza una compra “pequeña” para ir reponiendo el stock.

Con respecto a las mascarillas de alta seguridad, se compró el modelo N95, que tiene una duración de ocho horas y se utiliza en terapia intensiva. Es decir, un médico puede utilizarlo alrededor de 15 días cada vez que ingresa a una sala.