El Directorio del Banco Central iniciaría esta tarde su habitual reunión de los jueves con uno de los datos más preocupantes de los últimos meses, ya que el miércoles la caída de las reservas internacionales fue de US$ 370 millones, de acuerdo con los informes provisorios de la propia autoridad monetaria.

El descenso del miércoles es el mayor producido en un día desde el 30 de diciembre de 2019, cuando el nivel de reservas internacionales tuvo un deterioro de US$ 409 millones, y vuelve a dejar en evidencia la falta de eficacia de las medidas de restricciones cambiarias para frenas su permanente drenaje.

Al respecto, según los resultados provisorios presentados por el BCRA, las reservas cerraron septiembre con una caída de US$ 1.461 millones, la peor marca del año, superando la baja de US$ 1.230 millones de marzo.

Los datos de la autoridad monetaria muestran que septiembre comenzó con un nivel de reservas internacionales de US$ 42.842 millones que dejó agosto y cerró con un nivel provisorio de US$ 41.381 millones.

El Banco Central demora 48 horas en dar los resultados consolidados de las reservas, pero diariamente comunica los informes provisorios, que por lo general presentan diferencias mínimas (y a veces ninguna) con los definitivos.

El preocupante panorama será la realidad subyacente del encuentro que mantendrá el presidente del BCRA, Miguel Pesce, con el Directorio de la entidad, del que se esperan definiciones de peso que puedan marcar una reversión en la tendencia para octubre.

En ese sentido, se especula con la posibilidad de una rebaja transitoria en los derechos de exportación para la soja o la instrumentación de algún otro beneficio para que el sector agroexportador acelere sus liquidaciones, a los efectos de engrosar la oferta de dólares en un mercado altamente demandante de la divisa estadounidense.

En los 22 días hábiles del mes pasado hubo apenas 4 en los que las reservas cerraron con un crecimiento respecto de la jornada previa, en tanto en 16 se registraron caídas, con una tendencia creciente en la medida que aumentaba la desconfianza de los ahorristas, que en las últimas semanas realizaron retiros de sus depósitos en dólares por mas de US$ 1.000 millones.

Como esos depósitos, a pesar de ser propiedad de los ahorristas, son computados como parte de las reservas internacionales, estas acusan una caída a raíz de sus retiros, en un contexto signado por las declaraciones del presidente Alberto Fernández que instó a la ciudadanía a “acostumbrarse a ahorrar en pesos”.

Fuente NA