El resultado primario pasó de un superávit de $30.221 millones a un déficit de $858.542 millones.

El primer semestre cerró con un déficit financiero de $1.187.534 millones, un 313,48% más que en el mismo período de 2019, en tanto el resultado primario (sin computar los servicios de la deuda) pasó en el mismo lapso de un superávit de $30.221 millones a un desbalance de $858.542 millones.

En el mal desempeño de las cuentas públicas tuvieron incidencia las medidas de urgencia para afrontar la pandemia de coronavirus, si bien un análisis del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA) destacó que el 44% del incremento del gasto en los primeros seis meses del año no guardó relación directa con el COVID-19.

El Ministerio de Economía sólo dio a conocer hoy el resultado fiscal de junio, sin la información acumulada del primer semestre.

El mes pasado, el sector público nacional tuvo un déficit primario de $253.706 millones y uno financiero de $288.565 millones, debido al pago de intereses de la deuda pública por $34.859 millones.

Asimismo, los ingresos totales del mes fueron de $402.899 millones, con un incremento nominal interanual del 7,8%, unos 40 puntos porcentuales menos que la inflación del período.

Según el informe de la cartera dirigida por Martín Guzmán “a pesar de la persistencia de los efectos negativos de la pandemia y de las medias de aislamiento y distanciamiento social, el crecimiento interanual de los recursos se aceleró respecto al mes de mayo”, en gran medida debido al levantamiento gradual de las restricciones a la actividad económica en gran parte del país.

Los ingresos tributarios crecieron 26% interanual impulsados por los aportes y contribuciones a la seguridad social (+23%), impuestos a débitos y créditos (+ 52%) y a bienes personales (+293%).

También cabe destacar el incremento del resto de tributos ($11.376 millones; 53%), explicado mayormente por el impuesto PAIS a la compra de dólares de $10.681,4 millones, sin posibilidad de comparación interanual porque comenzó a aplicarse en enero de este año.

Las cifras difieren de las aportadas días atrás por la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) debido al empleo de otras metodologías, como la inclusión de $940.000 millones en concepto de utilidades del Banco Central, que no fueron incluidas en el informe del Ministerio de Economía.

Al respecto, el Palacio de Hacienda indicó que “las rentas de la propiedad se vieron afectadas por las medidas de alivio financiero para las familias”, en tanto “los recursos de capital muestran una caída sustancial debido a la elevada base de comparación”.

Entre las rentas de la propiedad, hubo una caída de 20,1% interanual debido a la suspensión del pago de las cuotas por créditos otorgados de la ANSES al sector privado.

En cuanto a los recursos de capital, se observó una caída de $50.507 millones (-78%) que se explica por la venta de activos fijos de empresas públicas registrada en junio de 2019 por un monto de $44.596 millones y, en menor medida, por menores recursos disponibles de ANSES para el financiamiento del programa de Reparación Histórica.

Fuente NA