Un tercer sospechoso del asalto cometido en la casa del jubilado Jorge Ríos en Quilmes fue detenido hoy en la villa La Vera, de ese partido bonaerense.

Tras este arresto, sólo queda un prófugo de la banda de cinco ladrones a la que se le atribuye el asalto, ya que otros dos fueron detenidos en los últimos días y un restante murió baleado por el jubilado el mismo día del hecho.

El nuevo detenido fue identificado por los voceros como Daniel Ezequiel Córdoba (25), quien fue apresado por efectivos de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes, en las calles 1428 y 1425, de la villa La Vera.

De acuerdo con los investigadores, el propio sospechoso había comentado entre sus allegados y en el barrio sobre su participación en el asalto a la casa del jubilado.

TE PUEDE INTERESAR.

Los informantes indicaron que el apresado fue trasladado a la sede de la DDI y puesto a disposición del fiscal Ariel Rivas, de la UFI 1 de Quilmes, quien lleva adelante la causa.

Por el asalto a la casa del jubilado ya se encuentran detenidos Cristian Chiara (23) Martín Ariel Salto (27), quienes serán indagados durante esta jornada.

En tanto, la policía continúa con la búsqueda de un prófugo con antecedentes penales y que, en abril pasado, salió de un penal bajo libertad condicional en el marco de un habeas corpus colectivo que permitió flexibilizar la salida de presos bonaerense por la pandemia del coronavirus.

El hecho ocurrió el 17 de este mes, cerca de las 5, cinco ladrones ingresaron por tercera vez en la misma noche a robar a la vivienda de Ríos, ubicada Ayolas al 2700, en Quilmes Oeste.

El jubilado fue sorprendido mientras dormía y fue golpeado e intimidado por los asaltantes con un destornillador mientras le exigían dinero, por lo que extrajo una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros y les efectuó al menos seis disparos que los hizo huir.

En las imágenes de las cámaras de seguridad se ve que uno de los ladrones, luego identificado como Franco Martín Moreyra (26), quedó rezagado del resto de la banda porque estaba herido en un tobillo y trató de huir renguenado hasta que cayó a la vuelta de la esquina.

En los mismos videos se ve que Ríos salió armado de su casa y alcanzó a Moreyra, y lo pateó y revisó.

Si bien en la filmación no se observa a simple vista ningún fogonazo por la mala calidad de la imagen, la fiscalía cree que en ese sitio, a 60 metros de su casa y cuando Moreyra ya no representaba ningún peligro, el jubilado lo remató.

Tras permanecer detenido, Ríos fue beneficiado con un arresto domiciliario, aunque sigue acusado por “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”, un delito que prevé una pena de 10 a 25 años de prisión.