En plena pandemia, una mujer oriunda de Salta violó las normas y emprendió un viaje hacia Santa Cruz para encontrarse con su “amor”.  Pero él se negó a recibirla en su casa para cumplir la cuarentena y la chica quedó a la deriva

Una mujer de 32 años viajó desde Salta a Santa Cruz, en plena pandemia y violando todas las medidas sanitarias para evitar la propagación del coronavirus, para conocer personalmente a un hombre de 29 años que había conocido a través de Internet.

Según informó La Opinión Austral, cuando ya casi estaba llegando a Santa Cruz, policías la detuvieron. Cuando pudo pedirle ayuda a su “pretendido virtual”, él simplemente decidió no ayudarla. Sabrina salió desde Orán haciendo dedo y fue cambiando de vehículos gracias a la voluntad de innumerables camioneros hasta llegar a Ramón Santos.

Cuando quiso ingresar a la ciudad, policías la descubrieron y la detuvieron. Como no pudo mostrar su permiso de circulación y tampoco explicar hacia dónde iba y dónde haría la cuarentena obligatoria, no pudo ingresar a ese territorio y se le labró un acta por “incumplimiento a las normas sanitarias” y por estar “transitando sin permiso alguno”.

Acorralada y sin saber qué hacer, le avisó a su novio virtual lo sucedido y él se acercó en un remís a su rescate. Sin embargo, cuando le preguntaron si le daría hospedaje a la mujer, se negó a hacerlo, dejándola a la deriva.

Ante la situación, las autoridades decidieron que la joven se quedara en un trailer acondicionado en Ramón Santos y busque, desde allí, un medio para volver a su provincia. Trascendió que las gestiones para su traslado están siendo coordinadas entre los gobiernos provinciales de Santa Cruz y Salta. El comisario confirmó que la mujer está comunicada con sus familiares y amigos a través de su teléfono particular. En cuanto a su estado de salud, se le tomó la temperatura y en principio no sería paciente de coronavirus.

Por su parte, el joven fue denunciado por las autoridades policiales al considerar que cometió un delito al apoyar la forma en la que la mujer ingresó a Santa Cruz, considerando que podría haber sido un posible foco de contagio de Covid-19. 

Además, consideraron que su accionar fue una grave burla a la joven y se ajusta a una forma de violencia de género. Por lo tanto, también lo denunciaron por eso.