La FEM se reunió en forma virtual con el Ministerio de la Producción de la Nación para trabajar en forma articulada en la implementación del Programa Industria 4.0 en departamentos. 

Con el propósito de impulsar el desarrollo de la Economía del Conocimiento en la provincia, el pasado viernes se realizó una reunión virtual con el Ministerio de la Producción de la Nación sobre programas de Capacitación Industria 4.0 a los municipios.

Asistieron Alfredo Cecchi, presidente de la Comisión de Producción de la FEM, titular de la Federación Argentina de Parques Industriales (FAPI) y representante de FEM ante CAME y Alejandro Orlando, Secretario General de la FEM. Por CGE y CGERA Pedro Uribarrena. También se encontraban funcionarios de varios departamentos.

La importancia de la reunión estuvo en la articulación que realizará la Federación Económica de Mendoza con todos los municipios de la provincia y las entidades terciarias y las universidades que se encuentran trabajando en todos los oasis de esta provincia

“Nuestra función es desarrollar la Industria del Conocimiento y para eso el funcionario nacional a cargo de Industria no solicitó la colaboración en esta primera reunión vía Zoom que llevamos a cabo”, explicó Alejandro Orlando.

Sobre el Programa

A través de actividades de formación y capacitación en temáticas propias de la Economía del Conocimiento, el programa tiene como objetivo principal promover la reactivación económica en municipios de todo el país a partir de la generación de empleo y/o la reconversión productiva.

No es un programa de capacitación y formación masivo y genérico, sino específico y orientado, el objetivo no es formar por formar ni formar solo para la adquisición y actualización de saberes, sino que los objetivos exclusivos son la generación de empleo y/ la reconversión productiva.

La idea es que en forma conjunta con las entidades productivas de su localidad (que pueden ser desde cámaras empresaria, polos, pymes, cooperativas, etc.) cada municipio deberá identificar cuáles son las demandas reales y actuales de recursos humanos para poder cumplir esos objetivos de generación de empleo y/o reconversión productiva, siempre en temáticas propias de la Economía del Conocimiento (desde desarrollo y programación, automatización de procesos productivos, comercio electrónico y marketing digital, soporte digital para atención a usuarios, instalación y mantenimiento de redes tic y fibra óptica, producción audiovisual, big data, internet de las cosas, impresión 3D, entre otras)

Identificada esa demanda, deberán articular con alguna entidad educativa o formadora (desde universidad, institutos universitarios, terciarios, cooperativa, sindicato, una misma entidad productiva hasta una persona física) para llevar a cabo la formación.

En principio, se está pensando en cursos no muy extensos, para lograr un impacto a corto y mediano plazo, con un máximo de 6 meses, aunque, si la formación lo amerita y lo justifican, se puede extender 6 meses más.

Sobre los desembolsos

Son aportes no reembolsables de hasta 500 mil pesos por municipio, para el 100% del o de los proyectos presentados.

Cada municipio podrá presentar la cantidad de proyectos que sea, hasta un tope total de 500 mil pesos por municipio, no por proyecto.

Cada proyecto se deberá presentar por separado, y la desestimación de uno no implica la desestimación de los demás.

Están previstas dos opciones de desembolso, aunque se estima que una gran mayoría optará por la opción de anticipo del 60%, una vez que se rinden se desembolsa el 40% restante. La otra opción es un primer desembolso del 50% contra presentación de gastos y un segundo desembolso.

Se han hecho sólo dos instancias para que el impacto sea lo más inmediato posible.

Una vez aprobado el programa, se podrá empezar a recibir los proyectos.

Todas las presentaciones serán vía TAD (Trámite a Distancia).

Para evitar idas y vueltas con los proyectos, correcciones y pérdidas de tiempo, la idea es estar en contacto permanente con los municipios, de manera previa al envió formal del proyecto para que una vez que sea enviado, pueda ser evaluado y otorgado, si corresponde, lo más rápido posible.

No hay una fecha límite para la presentación de los proyectos, solo una limitación presupuestaria.

A medida que van llegando los proyectos, se procederá a su evaluación según los criterios definidos por la autoridad competente en las bases y condiciones del Programa, siendo aprobados aquellos que totalicen un mínimo de más de 60 puntos sobre 100.

Los principales criterios de evaluación son:

1)    El carácter estratégico y los resultados esperados del proyecto, el cual incluye el cumplimiento de los objetivos (generación de trabajo y/o reconversión productiva), la cantidad de recursos a emplear o generar, la cantidad de recursos  a formar (en relación o con la nómina de la entidad productiva si la capacitación es interna o del sector productivo si la capacitación es transversal), los impactos o mejoras productivas esperadas (desde impactos en los procesos, nuevos servicios, infraestructura, canales de comercialización, sustitución de importaciones, apertura de nuevos mercados, etc.), y la razonabilidad integral del proyecto (en relación al presupuesto y la temática).

2)    Las características del curso y de la entidad educativa (tipo de entidad formadora, otorgamiento o no de certificado o título, cantidad de horas cátedra) Se ponderará de manera positiva el tipo de entidad formadora con la que se hará la capacitación (siendo la mayor valoración la Universidad), la entrega o no de una certificación o título y la cantidad de horas cátedra del curso (a mayor cantidad de horas, estimamos mayor profundidad).

3)    El público destinatario de la formación (se ponderará positivamente si se promueve la formación y/o empleabilidad de mujeres y géneros disidentes, de jóvenes de entre 18 y 24 años, de desempleados y de discapacitados)

4)    Las características de la localidad, lo que incluye la cantidad de habitantes (a menor habitantes, más puntajes, ya que queremos promover la Economía del Conocimiento en pequeñas y medianas localidades) y la capacidad instalada (se puntuará más si el proyecto promueve la instalación o desarrollo de una nueva actividad o emprendimiento productivo, con el objetivo es diversificar la matriz productiva).