Ayer a la tarde, aprovechando la merma de público, el servicio de trenes del Estado de Nueva York comenzó la desinfección de superficies de uso frecuente en el transporte público. La medida se dispuso cuando las autoridades sanitarias confirmaron el segundo caso de coronavirus.


También el domingo el presidente de Portugal entró voluntariamente en cuarentena de coronavirus y canceló todas sus actividades públicas.


El gobierno de Francia prohibió anoche las concentraciones que superen el millar de personas, incluidas las manifestaciones.


Por primera vez, el origen de la infección de un paciente contaminado es desconocido en Israel. Esto aumenta el temor al inicio de una transmisión comunitaria del coronavirus en todo el país.


En Irán, es aterrador el número de víctimas en Guilan, con 408 muertes, incluidos seis médicos.


Circulan noticias sobre las llamadas “clínicas de fiebre”, que se están abriendo en varias ciudades del mundo, para las personas que piensan que están infectadas.


David Moore es jefe y editor de la edición papel del South China Morning Post. Afirma que China frente al virus ofreció “una respuesta ralentizada por la burocracia, con financiación inestable, ya que el gobierno central nunca autorizó a los funcionarios de nivel inferior”.


Pude ver y chequear un video. Muestra a un iraní que tiene síntomas de coronavirus, cayendo frente al hospital del Santo Profeta en Rasht. El hospital se negó a recibirlo porque no hay camas, debido a la gran cantidad de personas infectadas.


En Australia se publicó un reporte estremecedor. En el mejor de los casos, el coronavirus podría matar a 15 millones de personas y reducir la economía en 2,9 billones de dólares.


En la prestigiosa publicación digital Politico.com, el artículo está casi escrito para los formuladores de planes oficiales: “Predijimos una pandemia. El año pasado tuvimos un escenario de desastre sorprendentemente similar a las noticias ahora. Esto es lo que los expertos se dieron cuenta, de que el mundo se está equivocando y cómo pueden solucionarlo”. Es una excelente guía.


Un bebé de cinco meses ha dado positivo en Murcia. Se trata del segundo caso en la región y presenta síntomas muy leves. El pequeño pudo contraer la enfermedad en Madrid, donde viajó recientemente con sus padres.


Hace horas, el reino de Arabia Saudita suspendió “temporalmente” el viaje de ciudadanos y residentes a nueve países afectados en la región y el mundo por coronavirus. La medida fue ratificada por el Ministerio del Interior. Los países son los siguientes: Emiratos Arabes Unidos, Kuwait, Bahrain, Líbano, Siria, Iraq, Egipto, Italia y Corea del Sur.


“Estamos muy detrás de la curva del problema y esto ha sido completamente innecesario. El mundo todavía actúa como si fuera el problema de otra persona”. Lo dice Laurie Garret, periodista científica estadounidense, galardonada con el Premio Pulitzer de Periodismo Explicativo en 1996 por una serie de trabajos publicados que relataron el brote del virus del Ébola en Zaire.


Italia va camino a padecer 400 muertes, con 8.000 casos de infectados. Sin embargo, un dato es peor: el número de personas muertas por coronavirus se ha disparado de 133 a 366 en un día. El número total de infectados aumentó un 25%.


A este panorama podemos sumar los casos de Mendoza y Argentina. O la aparición del coronavirus en las Americas durante la semana que pasó.


Y este reporte podría continuar (lamentablemente va a continuar creciendo).
Lo que no debe continuar es la indiferencia, el menoscabo y la depreciación de un problema grave de salud pública para Mendoza y Argentina.


No estamos preparados para el coronavirus, como para casi nada que suponga planes mancomunados, inversión científica y coordinación en logística.


Si usted se quiere y cree que su vida tiene más valor que la charlatanería, no deje de informarse. Es la única inversión posible por ahora: pensar en uno mismo.