“Ídolos y Anónimos” siempre busca notas de calidad. La tira que figura en la parrilla de Radio Jornada (91.9) contactó al uruguayo César Vega, una persona muy querida por los hinchas de Godoy Cruz. En la entrevista cuenta porque dejó atrás el fútbol mexicano para dirigir en el recóndito Peñón de Gibraltar. Imperdible

Mendoza, México, Peñón de Gibraltar, muestra los últimos movimientos futbolísticos el GPS del uruguayo César Javier Vega Perrone, conocido y querido por los hinchas de Godoy Cruz Antonio Tomba, que desde el 10 de setiembre se encuentra en el Peñón, lugar que está situado en el territorio británico de ultramar de Gibraltar y limita al norte con Andalucía, España.

César Vega en”Ídolos y Anónimos” con Jorge Eduardo Barbieri y El Turco Orlando Abraham.

“Gibraltar depende de la Corona de Gran Bretaña. Es un país independiente que tiene una liga profesional que se está iniciando, en donde hay muchos jugadores extranjeros de muy buen nivel, hay muchos españoles y en cada uno de los equipos deben, al menos, jugar cinco jugadores oriundos de aquí” cuenta desde la península Ibérica, quien fuera mundialista en México 1986, en el programa “Ídolos y Anónimos” que se emite por Radio Jornada (91.9).

César Vega llegó al Expreso de la mano de Humbertito Grondona cuando el técnico era El Polaco Estanislao Semenewicz, a mediados de los 90’ y tiene un hijo nacido en Mendoza (Enzo). En la nota concedida a los periodistas Jorge Eduardo Barbieri y Orlando Abraham no se guardó absolutamente nada. Explicó cómo fue su arribo a ese recóndito y hermoso lugar de Europa, parte de la historia del Peñón y como es la competencia para quien durante muchos años trabajó en el fútbol azteca y que actualmente conduce los destinos del Mons Calpe en la Liga Nacional de Gibraltar.

“El dueño del equipo en donde estoy dirigiendo es de un señor mexicano y es muy amigo de mi hermano. Se produjo el espacio para que pueda dirigir y aquí estoy. En México pegó muy fuerte la pandemia. Yo estaba dirigiendo la selección de la segunda división, que es como el Argentino “A” allá en Argentina, pero como hasta enero no iba a haber trabajo  tomé la oportunidad de venirme a Europa. Es un nuevo desafío y estoy con muchas ganas que las cosas salgan bien” confesa el Charrúa nacido el 2 de septiembre de 1959 en la ciudad de Montevideo, la capital de la República Oriental de Uruguay.

“Ganamos nuestro primer partido. Esta es una liga en donde hay muchos jugadores holandeses, ingleses. Aquí hay un equipo que se llama Boca de Gibraltar en donde también hay jugadores argentinos. Es una institución muy vinculada a Boca Juniors. Los directivos son argentinos y usan una camiseta blanca con la franja amarilla en el pecho” dice quien fuera jugador de Danubio, Progreso y Central Español en Uruguay, Atlante en México y Textil Mandiyú en Argentina.

“El estado de las canchas es muy bueno. Para los ingleses el piso es sagrado y eso ayuda muchísimo a la calidad del juego. Aquí se tienen las mismas costumbres que en Inglaterra. Comen, visten y hablan exactamente igual. Incluso circulan muchos autos con el volante a la derecha. Los precios son muy altos. La gente gana muy bien pero la vida es muy cara. Aquí predomina la libra esterlina” cuenta con un tono entremezclado de lengua uruguaya, argentina y mexicana a la señal del Grupo Jornada.

“En el Peñón los habitantes se sienten ingleses y no españoles. Esto tiene que ver con el desprecio que les mostró el dictador republicano Francisco Franco a fines de los 60’. Aquí todos hablan inglés y un poco de Español. Es una experiencia hermosa y espero poder aprovecharla de la mejor manera. Me gustaría regresar a Mendoza. Que me den la chance un mes. Las cosas han cambiado. Mendoza es una ciudad hermosa y de la cual guardo gratos recuerdos” dice el ex defensor central que fuera dirigido por el Maestro Óscar Washington Tabárez Sclavo.