Diego Barrera admitió haber matado a quien era su socio, Diego Aliaga. Lo hizo a través de una videoconferencia con el fiscal federal Fernando Alcaraz. También desligó a su familia del caso.

La causa que investiga el crimen del empresario Diego Aliaga (51) sumó un importante capítulo. Es que su ex socio, Diego Barrera (50), confesó ser el autor del crimen, acorralado por las pruebas en su contra. 

Barrera declaró por primera vez desde que está detenido y admitió haber sido el asesino del empresario secuestrado y desaparecido el pasado 28 de julio. 

Por el hecho hay cinco personas detenidas e imputadas, entre ellas Bibiana Sacolle (pareja de Barrera), y los dos hijos de ella, Lucas y Gastón Curi. También se sumó Yamil Rosales, que fue quien trasladó el cuerpo hasta Costa de Arauajo, en Lavalle.  

Todo comenzó cuando el fiscal federal Fernando Alcaraz citó a Barrera y al resto de los detenidos para informarles el cambio en la calificación legal: al secuestro se le sumó el agravante de asesinar a la víctima. 

Fue en ese momento cuando Alcaraz le consultó a los procesados si querían declara: mientras Rosales decidió guardar silencio, el clan Barrera declaró, y fue allí donde el hombre admitió, por videoconferencia, su culpabilidad. 

Barrera indicó que el crimen se produjo el mismo 28 de julio en una propiedad de Rodeo de la Cruz porque “se le fue de las manos”. Además, desvinculó al resto de su familia, y aseguró que ellos no sabían donde estaba el cuerpo enterrado. También le pidió perdón a la familia del empresario asesinado. 

Aliaga había salido el 28 de julio pasado de su vivienda ubicada en el barrio Palmares de Godoy Cruz. Fue a reunirse con su socio a la propiedad de Rodeo de la Cruz (donde fue asesinado), y nunca más había vuelto. Al día siguiente Gonzalo, hermano de Aliaga, recibió un llamado extorsivo donde le pedían un millón de dólares de rescate, pero luego los empresarios no volvieron a llamar. 

Con el avance de la investigación las pruebas fueron complicando a Barrera y a su familia, que quedaron detenidos. Luego fue aprehendido Rosales. Todos los implicados arriesgan prisión perpetua.