Coca Cola, Arcor, Adidas, Nike entre otras crearon su propia tienda digital y apuntan sus cañones al e commerce para que los mendocinos elijan comprar particularmente sus productos, con beneficios, descuentos y lanzamientos exclusivos, además intentan que seas parte de sus clientes preferenciales y así recibir promociones personalizas dirigidas a fidelizar clientes

El coronavirus llegó casi sin esperarlo y arrasó, obligándonos a cambiar nuestra rutina o nuestras costumbres diarias. Y esto, por supuesto, también ha quedado patente en el mundo digital. ¿Cómo ha cambiado el comportamiento de los usuarios tras la aparición del Covid-19?

De entrada, muchos usuarios, y por diversos motivos (falta de alfabetización digital, reticencias hacia el eCommerce, preferencia del contacto personal en las tiendas físicas…), se han visto obligados a realizar compras online y por tanto a familiarizarse de forma forzosa con el mundo eCommerce. También han tenido que teletrabajar, dar sus primeros pasos en la formación online o comunicarse con los suyos vía online, a través de chats, aplicaciones móviles o plataformas varias que, sea dicho de paso, han experimentado un gran crecimiento durante los dos meses de confinamiento vividos.

Pero estos son solo algunos ejemplos de cómo ha afectado el Covid-19 al comportamiento de los usuarios. Veamos más y en detalle.

LEER TAMBIÉN

¿Cómo ha afectado el Covid-19 al comportamiento de los usuarios?

Aunque el mundo eCommerce hace años que está presente en nuestras vidas y creciendo de forma realmente vertiginosa, la aparición del coronavirus ha servido para reafirmar su importancia y sus tremendas posibilidades. Encerrados en casa y sin poder apenas salir, el comercio online supuso para millones de usuarios de todo el mundo la principal forma para adquirir bienes, sobre todo de primera necesidad. No es de extrañar, por ejemplo, que en el sector de los marketplaces (Amazon, eBay, Carrefour… ) las categorías de hogar, libros o parafarmacia hayan experimentado un notable ascenso durante el confinamiento.

Hablamos hasta ahora de los consumidores online, esos que ya conocían y se manejan a la perfección en el ecosistema del comercio digital. Pero el Covid también puso de relevancia la figura del consumidor digitalizado, es decir, aquel que nunca antes había comprado de forma online. Así, para que te hagas una idea, hasta un 11,5% de los compradores españoles pertenecen a este segmento. Y esto nos lleva a la primera enseñanza consecuencia del coronavirus: el confinamiento ha conseguido que un mayor número de gente se aventure en el mundo del comercio online.

También en el mundo del teletrabajo. Si bien cada vez se estila más esta forma de trabajo, cómoda, flexible y sin salir de casa, a raíz del coronavirus ha sido imperativo hacerlo así. El trabajo en remoto, el uso de la nube para el almacenamiento e intercambio de información, así como las videollamadas o videoreuniones, han sido tónica general durante dos meses. ¿La consecuencia? Cada vez más empresas, y en vista de un futuro un tanto incierto, están apostando por continuar con esta forma de trabajo.

LEER TAMBIÉN

Ocio, social media y otras plataformas para la comunicación

El covid-19 nos ha obligado a desarrollar una vida virtual y real dentro de casa. ¿Se ha convertido esto en una tendencia? Aunque el virus nos ha dado algo de tregua, ante la incertidumbre y los rebrotes que se están viviendo en distintos lugares, es posible que se mantenga durante mucho tiempo esta tendencia de usuarios que se sumergen en un mundo indoor.

Éstos se caracterizan por un destacable consumo de contenidos digitales de todo tipo: audio, imágenes, juegos… Así pues, no es de extrañar que durante el confinamiento haya destacado el uso de:

  • Redes sociales como TikTok. Su uso ya venía experimentando un crecimiento notable, pero ha sido a raíz del confinamiento que se ha convertido en todo un fenómeno. Seguramente todos tengamos a alguien que ha compartido con nosotros algún vídeo hecho en TikTok. Porque su principal cometido es ese, realizar vídeos y, por supuesto, sacarnos una sonrisa. El tono fresco y el humor son sin duda dos bazas importantes para la red social.
  • Plataformas de vídeoconferencia tipo Jitsi o Zoom. La forma que hemos tenido (y que estamos teniendo) de comunicarnos con los nuestros es a través de Internet. Por lo que todo tipo de plataformas o aplicaciones móviles de videoconferencia han cogido un gran impulso los últimos meses. Incluso aquellas personas que no las conocían o nunca las habían utilizado, se han tirado a la piscina. La videollamada, sin duda, ya sea entre dos personas o a nivel grupal, está en claro auge.
  • Webinars. ¿Por qué no aprovechar las circunstancias para realizar conferencias online? Se hacían pero han experimentado un significativo incremento desde el confinamiento. Lo mismo ocurre con los directos online o los podcasts.
  • Plataformas de contenidos audiovisuales, como Netflix, Filmin, HBO, Amazon Prime Video… La oferta es cada vez mayor. Y es que el consumo de películas, series, documentales y en general cualquier contenido audiovisual, crece como la espuma. Más, por supuesto, durante los dos meses de confinamiento, donde a estas plataformas se unieron otros canales públicos (como RTVE), para ofrecer gratis algunos de sus contenidos de parrilla.
  • Vídeos de entretenimiento infantil. Ellos, los más pequeños, también han necesitado su propio espacio. Por eso durante el confinamiento se han (casi) cuadriplicado los visionados de entretenimiento infantil en Youtube. Es una red social más que conocida, cómoda, sencilla de usar, y con acceso a miles de contenidos (juegos, vídeojuegos, pequeños youtubers, música… ).

En general, el Covid-19 ha provocado una aceleración de algunas de las tendencias que venían asomando fuerte nada más comezar 2020. Inevitablemente, la evolución en el comportamiento y preferencias de los consumidores estará marcada por este período que estamos viviendo, y ello se traduce en una mayor digitalización, un mayor conocimiento del medio online, y una exigencia cada vez mayor por parte de los consumidores de eCommerce.