Por Carlos Abril, CEO de Atos para la Región Austral Andina

Cuando los trabajadores remotos se sienten menos conectados a sus equipos, y los líderes no pueden estar presentes físicamente por la virtualidad que nos exigen estos tiempos, es fundamental centrarse en los lazos que los unen.

Aquí, cinco consejos para el futuro del trabajo y del liderazgo (online y en persona) para que todos los colaboradores puedan crecer:

1. Construir la cohesión social y la confianza. Será importante definir y aprender nuevos comportamientos. Para construir la cohesión social y la confianza, intente una pausa digital de diez minutos para hablar de temas no laborales. O bien, utilice los primeros cinco minutos de una reunión de equipo en línea para comprobar que todos están bien. Cuando colabore con los miembros del equipo de forma virtual y en persona, asegúrese de que todos los miembros del equipo puedan compartir su punto de vista y sean escuchados.

2. Predicar con el ejemplo. Puede parecer obvio, pero los líderes a menudo no reconocen cómo sus acciones afectan y serán interpretadas por otros. Para crear un ambiente de trabajo híbrido exitoso, es importante que den el ejemplo correcto. Si se quiere señalar que el trabajo a distancia es en gran medida parte de la nueva forma de trabajo, el líder también debe adoptar la forma de trabajo remoto, en la medida de todo lo que sea posible.

3. Mantener la calma y continuar con positividad. En tiempos de crisis e incertidumbre, los líderes deben mantener un nivel de calma y una actitud positiva. Los seres humanos están programados para captar inconscientemente las emociones de los demás en menos de un segundo. Como líder, el manejo de su propio estrés y sentimientos es muy importante ya que puede infligir sentimientos positivos o negativos a su equipo.

4. Definir un sentido de propósito compartido. Un sentido de propósito compartido genera un fuerte compromiso organizacional. Los estudios han demostrado que las personas están más abiertas a las ideas y se sienten más conectadas cuando tienen un claro sentido de propósito, y cuando las personas se preocupan por los demás. En tiempos de incertidumbre y cambio es importante que los líderes y sus equipos dediquen tiempo a hablar de un sentido de propósito compartido y de los valores fundamentales, al tiempo que se preocupan por la salud y el bienestar de los miembros del equipo. Ayudará a mirar más allá de la situación actual y sus desafíos para prever y crear un nuevo futuro junto.

5. Gestionar y guiar. Es importante dar a los equipos objetivos claros y la responsabilidad y autonomía para cumplirlos. La idea es guiar, capacitar e inspirar a los miembros del equipo, y proporcionarles las herramientas y la capacitación adecuadas para que progresen rápidamente. Es clave es valorar y reconocer el talento, y dar a las personas la oportunidad y la confianza para asumir nuevas tareas y proyectos.

La nueva normalidad post COVID-19 se apoyará en los líderes que tomarán medidas y marcarán el tono. Desde demostrar nuevos comportamientos de gestión para un entorno de trabajo híbrido en línea y en persona, hasta liderar con el ejemplo y permanecer calmados y positivos en momentos de alto estrés, incertidumbre y cambio. El liderazgo en una época de cambio puede ser un reto, pero también proporciona oportunidades para nuevas formas de trabajo que son más inclusivas y sostenibles para el futuro.



/" target="_blank">