Javier Castrilli fue protagonista de la mañana de Radio Jornada, entrevistado por el programa “El Termómetro”, que conduce Jorge Barbieri. 

El ex árbitro y figura política, que hoy se dedica a emprendimientos textiles, enfatizó sobre el pobre nivel que presentan algunos árbitros y que en el interior hay buen recurso humano pero que no tiene la posibilidad de llegar. “Siempre recorro el interior del país, nos solo las capitales y he descubiertos talentos postergados. Por eso, a uno le cuesta creer que algunos árbitros hayan llegado a primera división, algunos hasta son condecorados como árbitros internacionales, eso cuesta creer aún más, como por ejemplo Merlos o Espinosa, han demostrado que no tienen condiciones.

“Lo fundamental y clave para determinar si un árbitro es bueno es el nivel de aciertos, es fundamental. Hemos visto verdaderos escándalos con ejemplos de penales absurdos o goles en posiciones adelantadas inaceptables”, dijo.

“Hay errores que se pueden perdonar como ser humano pero no como árbitro y es un peligro que sigan lesionado intereses deportivos y la inversión afectiva de los hinchas. Hay que preguntarse, ¿esto es producto del amiguismo o no?”, expreso el árbitro que allá por 1996 expulsó a Diego Maradona en un partido entre Boca y Vélez Sarsfield.

Asimismo, Castrilli enfatizó: “El arbitraje está inmerso en un sistema perverso, y la justicia penal está investigando si existe corrupción o no. Hay hasta denuncia de árbitros que se los presiona por estar en un sindicato. Es una coacción alarmante lo que está ocurriendo con este tipo de accionar y lejos de permanecer indiferente lo primero que hago es darle mi solidaridad”.

“Todos los que queremos el futbol nos tenemos que preocupar, todo lo que pasa está en mano de los dirigentes de altos cargos. Los presidentes de los clubes tienen miedo de este sistema donde prima la prepotencia del poder, de llevarse todo por delante. Y si el periodismo silencia esto seguirán durmiendo el sueño”, enfatizó.

Al ser consultado por aquella recordada pelea entré él y Diego Maradona luego de la expulsión del 10, recordó: “No tuve nunca contacto con Maradona, yo no le guardo rencor a nadie y nunca lo traslade al plano personal”